El Blog de Nanos

¡Al agua patos! Conoce las ventajas de la matronatación

Deja un comentario

baby-76087_1280

El agua es un medio perfecto para que los bebés desarrollen sus habilidades motrices, incluso antes de que comiencen a gatear o a caminar. De ello se encarga una disciplina de natación enfocada a los más pequeños: la matronatación, en la que se busca la estimulación acuática del bebé a través de juegos con los que aprender a flotar y a moverse por el agua con ayuda de sus papás.

El objetivo de esta disciplina no es que los pequeños aprendan a nadar, ya que hasta alrededor de los cuatro años el aparato locomotor no está preparado para ello. Se trata de familiarizarle con el agua y ayudarle a desenvolverse en este espacio, pero, sobre todo, de fomentar el vínculo y la confianza entre el niño y sus padres. De hecho, en este método resulta crucial el papel de los progenitores, todo ello con la orientación de un profesor conocedor de la disciplina.

Además, la natación en familia desde los primeros meses de vida impulsa el desarrollo de la personalidad del niño: el bebé aprende a escuchar, a observar, a relajarse, y a ganar seguridad y confianza.

¿A qué edad puedo comenzar?

El desarrollo de cada niño es un mundo, por lo que no existe un momento estandarizado en que sea apropiado comenzar a utilizar las ventajas de la matronatación. Sin embargo, se considera que alrededor de los cuatro meses el bebé ya ha desarrollado y madurado su sistema inmunológico, de forma que a partir de este punto se reduce el riesgo de que sufra alguna enfermedad asociada con el agua, como un resfriado debido a los cambios de temperatura o una otitis.

Por ello, es importante que la aclimatación al medio acuático no sea brusca: hay que introducir al bebé poco a poco en el agua hasta que se sienta cómodo. También la cercanía física a los padres en ese momento resulta clave. Es conveniente abrazarle y hacerle sentir seguro en este nuevo entorno, haciéndole percibir de que se trata de un espacio amable en el que divertirse. También es conveniente dar una vuelta juntos por la piscina para que el bebé conozca sus dimensiones y lo convierta en un espacio con el que esté familiarizado.

Una vez perdido el miedo inicial, llega el momento de los ejercicios. La duración de las clases cambia en función de cada escuela, pero suele tratarse de sesiones entre 30 y 45 minutos, dependiendo de la resistencia y los reflejos del bebé. Además, normalmente se utilizan materiales didácticos como pelotas o tablas adecuadas a la edad de los bebés, y puede resultar positivo llevar juguetes que hagan que la sesión se convierta en algo divertido y atractivo para el niño. Normalmente se realizan ejercicios como agarres, desplazamientos, inmersiones, lanzamientos, giros…

Matronatación Nanos

En nuestro centro infantil Nanos de Seseña contamos con clases de matronatación adaptadas a cada tramo de edad, con piscina climatizada para que los más pequeños se sientan como en casa. Aquí puedes verles aprendiendo a saltar y pasándoselo en grande.

Si quieres saber más, acude a nuestro centro y te informaremos.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s