El Blog de Nanos

Verduras Vs. niños: ¿Cómo ganar la batalla?

1 comentario

grapes-531207_1280

Es la eterna batalla a la hora de comer: conseguir que tu hijo coma frutas y verduras. La mala prensa de estos alimentos es inversamente proporcional a sus beneficios, por lo que no podemos pasar por alto la necesidad de que los más pequeños se acostumbren a introducirlas en sus hábitos de consumo. ¿Cómo? Hoy os dejamos algunos trucos para hacer más atractivo este plato de no muy buen gusto…

Predicar con el ejemplo

Si nosotros no consumimos este tipo de alimentos, difícilmente podremos conseguir que nuestro hijo lo haga gustosamente. Para que las integre en su dieta es necesario que en el entorno familiar se sirvan regularmente y que se encuentren perfectamente integradas en el menú diario.

No usar estos alimentos como castigo

Si negociamos con el niño para que coma este tipo de alimentos, estaremos creando la idea de que se trata de una obligación y, en cierto modo, un castigo. Lo ideal es que asuma que se trata de una parte imprescindible de su dieta y que, por tanto, no hay opción de eliminarlas del menú.

Aquí también entra la educación: a cierta edad, se puede explicar al pequeño todas las cosas buenas que estos productos producen en su organismo. Al fin y al cabo, la alimentación también es parte de la formación de una persona.

Capacidad de elección

Es imposible que a nuestro hijo le gusten toda clase de frutas y verduras. Tampoco nos ocurre así a nosotros. Una buena práctica consiste en darle un margen de elección. De este modo, podrá consumir los productos que le provoquen menos rechazo, y las dos partes ganarán la batalla.

También puede ayudar que tu hijo os acompañe en la cocina y participe en la elección y preparación del menú de cada día. Así se familiarizará con estos productos y éstos podrán perder su connotación negativa.

El tamaño importa

A veces dosificar la cantidad de estos alimentos que servimos al niño ayuda a evitar su rechazo. Es posible compensar el plato mezclando alimentos que le encanten con otros que no disfrute tanto… Por ejemplo, podemos servir una pizza con verduras o un postre dulce que también lleve fruta. Las mermeladas son otra buena solución, al resultar dulces y más atractivas.

Una bonita presentación

Un punto fuerte de este tipo de alimentos es su colorido. Las verduras nos permiten dibujar caras, paisajes… Utilizarlas la presentación para que el plato ‘entre por los ojos’ puede resultar una herramienta muy útil.

La técnica del ‘camuflaje’

Siempre queda la opción de ‘camuflar’ el alimento entre otros que sean más de su gusto. Algunos platos muy apetecibles como lasagnas, croquetas, etc. permiten ‘disfrazar’ los productos que queremos que el niño consuma.

Anuncios

Un pensamiento en “Verduras Vs. niños: ¿Cómo ganar la batalla?

  1. otra opcion para los peques es que nos ayuden a cocinar y a montar los platos. Cuando lo han “hecho” ellos ademas de los beneficios de la propia comida, se le suma la satisfaccion de formar parte del equipo. Los halagos y ver que todos cenamos lo mismo y que todos comemos las judias o los tomates que el ha colocado, dejar que pele las mandarinas de mama o papa mientras recojemos la mesa, el ejemplo es el mejor de los maestros

    Me gusta

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s