El Blog de Nanos

4 trucos para estimular la memoria de los niños

Deja un comentario

educacion-niñoTener buena memoria no es sólo una cuestión de capacidad, sino de entrenamiento. Por mucha disposición natural que tengamos a memorizar datos con facilidad, es probable que, sin el aprendizaje necesario, este potencial quede desaprovechado. Por eso siempre es positivo ayudar a los más pequeños a desarrollar de forma natural esta herramienta que tan útil será a lo largo de su vida. Y eso no se aplica sólo a los niños: mantener el cerebro joven y activo pasa por estimula constantemente nuestro intelecto y ponerlo a prueba para que, literalmente, no se vuelva ‘vago’.

El punto de partida pasa por entender que la memoria no es más que una función del cerebro. Ésta podría compararse con un programa de ordenador en el que se archivan datos, se codifican y se estructuran de forma que podamos recuperarlos cuando sea necesario. En realidad se trata de un proceso mucho más complejo, donde entran en juego no sólo los conocimientos adquiridos, sino la facilidad con que diseñemos el camino para rescatarlos rápidamente. Y, en este sentido, siguen existiendo muchos misterios que materias como la neurología tratan de desvelar poco a poco.

De hecho, no se conoce la capacidad real de nuestra memoria, ya que ésta, además, tiene la capacidad de seguir desarrollándose toda la vida. Los científicos han identificado también que no existe un lugar físico concreto donde se aloje en el cerebro, sino que se encuentra repartida a lo largo de éste a través de distintas conexiones sinápticas.

Con todo, parece que existen técnicas, juegos… incluso alimentos que ayudan a estimular la memoria. Hoy en El Blog de Nanos os dejamos con cuatro de ellas:

  1. Jugar, jugar y jugar

El juego es clave, aunque será distinto en cada etapa del desarrollo del niño. Por ejemplo, en la etapa preescolar, deberemos utilizar juegos de memorización, cuentos e historias, secuencias para completar, rompecabezas y puzles, juegos de construcción, juegos de buscar parejas… La cosa cambia cuando se hacen un poco mayores. Es entonces cuando podremos introducir la lectura, juegos específicos de ordenador, películas, juegos como el ajedrez…

  1. ¡Canta!

Y haz que tus hijos canten. En realidad funciona como un juego más: igual de agradable, igual de divertido. La clave es que la mayoría de los niños consideran que se trata de una actividad de ocio, por lo que serán ellos mismos los que intenten memorizar las letras y melodías que canten en el cole, en casa, en el coche… No dejes de aprovechar el potencial de esta actividad e introdúcela en su día a día: juega al karaoke, pon música en casa y en los trayectos de transporte, canta para él… Quién sabe, quizás descubras su vocación oculta J

  1. La importancia de la atención

Antes de memorizar algo, hace falta prestar atención. La atención y la memoria son complementarias y se podría decir que la segunda necesita irremediablemente de la primera para ejercitarse. Por eso es tan importante que trates no sólo de estimular al niño, sino de crear el ambiente adecuado para que éste se interese por las actividades que prepares para él y les saque todo el jugo posible. En definitiva, la cantidad y calidad de atención que le dedicamos a un estímulo determina lo correcta y rápidamente que lo recordamos.

Si hablamos de actividades como el estudio –ya de por sí poco atractivas para un niño-, es importante que no haya muchos elementos distractores y que no se intente llevar a cabo más de una actividad a la vez. Diseña un espacio cómodo y tranquilo para esta actividad y tendrás muchos puntos ganados en la batalla.

  1. Alimentos para pequeños genios

Si te interesa el mundo de la nutrición, sabrás que la alimentación tiene mucho que ver con la memoria y, en realidad, con casi todas las capacidades que podemos potenciar. Existen ciertos productos recomendables en épocas de estudio e incluso complementos alimenticios que incorporan un coctel de nutrientes perfecto para que tus neuronas despeguen. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a ejercitar su memoria a través de la alimentación? Algunos productos indicados son el pescado azul -rico en ácidos grasos esenciales de la serie omega-3-, el aceite de oliva virgen, el ajo, los cereales integrales, las legumbres, los frutos secos y, en general, todos los antioxidantes. Lo encontrarás en algunas verduras como brécol, col, zanahorias, cebollas, espinacas y tomates; y en ciertas frutas (uvas, cítricos -naranja, limón y pomelo-, ciruelas, fresas, frambuesas, grosellas y arándanos).

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s