El Blog de Nanos

¿Qué alimentos dar a los niños para que duerman mejor?

Deja un comentario

nino-dormirLlega la hora de irse a la cama y… ¡no hay manera! Los niños pueden tener problemas para conciliar el sueño, muchas veces por lo divertido y excitante que ha sido su día, otras veces por cuestiones alimenticias (el azúcar pasa factura), otras porque, sencillamente, tienen demasiadas ganas de comerse el mundo, y a veces por el desarrollo de ciertos miedos y temores. Como los alimentos que consumamos dicen mucho de cómo se desarrollará nuestro día a día, hoy en El Blog de Nanos os dejamos una lista de alimentos que pueden ayudaros a que los pequeños de la casa descansen mejor y se coman cada día con más ganas.

Como punto de partida, ten en cuenta que cada edad es diferente: los trastornos del sueño se manifiestan de distinto modo y muchas veces tienen que ver con el miedo a quedarse solos sin la protección directa y cercana de sus padres, con el miedo a la oscuridad, las pesadillas… Esta fase es muy común en los más pequeños y la clave está en ir creando una rutina poco a poco para que se acostumbren a su nueva independencia.

En este sentido, los expertos aseguran que las pesadillas pueden darse a partir de los dos años, aunque son más comunes en niños un poco más mayores. En cuanto al miedo a la oscuridad, lo habitual es que se produzcan entre los 4 y los 12 años.

¿Cómo influye la nutrición en el sueño?

Aunque el factor psicológico es muy determinante, tanto los alimentos como la forma en que los tomamos influye considerablemente en el sueño. Por ello, cuando un niño tiene alguno de estos problemas para dormir, es necesario evitar aquellos alimentos que incrementen su resistencia al sueño. Es más, la dieta misma, de forma independiente a cualquier otro factor, puede ser la causante de estos problemas. Por eso te recomendamos seguir estos consejos:

– Si el niño tiene problemas para dormir, es un buen momento para cambiar su dieta y la del resto de la familia, incluyendo más frutas y verduras.

– Es mucho mejor optar por una cena suave. En general, da más importancia al desayuno (es la comida más importante del día) y al almuerzo. Eso sí, busca el equilibrio: una cena muy abundante dificultará el inicio y mantenimiento del sueño, mientras que acostarse con el estómago algo vacío puede provocar que el niño se despierte por el hambre.

– Huye de los platos muy especiados (aumentan la temperatura corporal) y abraza los carbohidratos complejos, como las patatas, la calabaza, el arroz, la pasta… Son muy beneficiosos contra los problemas de sueño.

– ¿Sabes lo que es el triptófano? Se trata de un aminoácido esencial, necesario para la formación de melatonina y serotonina, implicada en la regulación del ánimo, el apetito y el sueño. Este aminoácido lo puedes encontrar en alimentos como la leche, los plátanos, la carne, el pescado, la lechuga…

– Deja un tiempo entre la horade la cena y la de irse a la cama. Acostarse justo después de recibir el alimento no favorecerá su capacidad para conciliar el sueño.

– Las vitaminas, en especial la B1 y la B6, ocupan un papel relevante en el buen funcionamiento del sistema nervioso, por lo que son recomendables para dormir bien. Éstas pueden encontrarse en el pan integral y en los frutos secos, entre otros alimentos.

– El calcio y el magnesio permiten las conexiones nerviosas, por lo que si su aporte es suficiente el niño dormirá mejor y descansará más. Para dar calcio al pequeño, es aconsejable ofrecerle un vaso de leche antes de dormir, mientras que el magnesio puede encontrarse en los frutos secos naturales, ensaladas o verduras de hojas, alimentos integrales…

– Evita por todos los medios darle alimentos dulces antes de dormir, ya que elevarán la glucemia, dificultando el sueño. Evita también los refrescos, especialmente si contienen cafeína.

– El pavo es ideal para la cena, ya que contiene una sustancia que actúa como antidepresivo en el cerebro y se convierte en serotonina, un neurotransmisor que provoca sueño. También la combinación de leche y cereales, ya que éstos contienen hidratos de carbono, excelentes inductores del sueño, de absorción lenta que garantizan una paulatina liberación de azúcares a la sangre. Por su parte, el efecto de un vaso de leche a la hora de dormir se debe a su contenido en triptófano.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s