El Blog de Nanos

¿Cómo ser buenos padres?

Deja un comentario

vacaciones-familiaEs una pregunta que todos nos hacemos cuando llega el momento de enfrentarse a una nueva realidad: el nacimiento de nuestro hijo. Se trata del trabajo más hermoso, admirable y gratificante que podamos imaginar, pero también el más complejo y difícil. Además, a ello se une el hecho de que, en general, no hay reglas absolutas: muchas veces lo que debemos o no debemos hacer nace más del instinto que de cualquier guía que consultemos.

Con todo, hay ciertos consejos clave que en El Blog de Nanos nos gusta destacar. Al fin y al cabo, una de las grandes ventajas de la era de la información es que la sabiduría colectiva acumulada por padres y madres de aquí y de allá puede aprovecharse, al menos, para conocer qué modelos existen y cuál de ellos se adapta mejor a nosotros.

  1. Confía en ti mismo

Este factor es clave. Los expertos hablan de cómo la confianza en uno mismo permite transmitir a los peques de la casa nuestros valores de forma coherente y clara. Si titubeamos o no trasladamos un mensaje uniforme, el niño puede no tener claro qué patrón de comportamiento es el que debe seguir.

  1. Sé coherente

En relación con el punto anterior, es necesario que los padres analicen previamente y con tiempo qué tipo de modelo educativo querrán seguir. Ayuda mucho que la pareja se comunique previamente al nacimiento del niño y decida cuál será su forma de actuar ante problemas cotidianos y escenarios que van a producirse con seguridad: el reparto de tareas relacionadas con el niño, la creación de un discurso común para que ninguno de ellos asuma el rol de ‘bueno’ o ‘malo’ de la película…

  1. Cúbrete de información

La información es poder, y por eso es conveniente leer todo lo que se pueda y más sobre cómo convertirse en un buen padre o una buena madre. Siempre daremos a la educación de nuestros hijos un toque personal, pero las herramientas muchas veces pueden venir de fuentes externas. Además, la teoría está muy bien, pero también tocará empaparse de la experiencia de los padres que nos rodeen. Son, sin duda alguna, una gran fuente de información sobre los problemas que sin duda se darán y las posibles formas de enfrentarse a ellos.

  1. Manten alta tu autoestima

Si queremos que nuestro hijo aprenda a moverse por el mundo con autonomía y sin miedo, debemos transmitirle que nuestra forma de actuar cumple con esos parámetros. La autoestima de los padres es clave para transmitir felicidad a los más pequeños y para ayudarles a ganar en seguridad y en independencia. Además, esa seguridad como padre te ayudará a disfrutar mucho más y mejor de esta etapa.

  1. Aprende día a día y ¡no te agobies!

Nadie nace sabiendo, y mucho menos si hablamos de una tarea tan complicada como afrontar la educación de una persona. Por eso, intenta no agobiarte y afronta cada reto con alegría y con determinación, pensando siempre en el bien del niño y usando toda la información de la que dispongas, pero también tu intuición. Ten claro que ser padre se aprende día a día y habla sobre todo lo que necesites: la comunicación con el hijo y entre los progenitores es muy importante para evitar frustraciones y miedos. Compartir esos temores y dudas puede ser la mejor forma de darles solución y relativizarlos.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s