El Blog de Nanos

5 consejos para comunicarte con tu hijo en familia todos los días

Deja un comentario

comunicarte-hijos-familiaCon la vuelta a la rutina, el tiempo en familia se reduce y las obligaciones crecen. Ello puede ir en contra de la calidad de nuestra comunicación con nuestros hijos y acabar minando las relaciones de familia. Por eso, es importante que no perdamos la costumbre de buscar un rato al día en el que charlemos ‘de verdad’ entre todos, fomentando lazos y centándonos al cien por cien en escuchar al otro, sin distracciones. ¿Cómo? Hoy en El Blog de Nanos os dejamos con cinco consejos para lograr este cometido, y lo hacemos centrándonos en la actividad que más tiempo ocupa en la vida de los pequeños: el cole. Te ofrecemos estrategias para hablar con tus hijos y preguntas para averiguar cómo les fue en clase. ¡Así podrás detectar de forma temprana cualquier problema y solventarlo a tiempo!

1. Encuentra el momento adecuado. Si preguntas a tus hijos qué tal le sfue el día nada más entrar por la puerta, es probable que obtengas una respuesta breve, poco profunda. Tus hijos, como tú, llegan cansados a casa, y lo primero es acomodarse y ‘soltar los bártulos’. Una vez que esté relajado y cómodo será el mejor momento para comunicarte con él, siempre cuando no esté haciendo otras cosas. Es importante que perciban que no se trata de una pregunta rutinaria y que realmente te interesa cómo se ha desarrollado su jornada en el cole.

2. Préstales atención. Al hilo de lo anterior, la clave está en que tus hijos se sientan escuchados y atendidos, que perciban que verdaderamente te importa lo que les ocurra y que les respondas con un buen consejo, una palmadita en la espalda o con la ilusión que merecen sus logros del día. Tú también puedes contarles alguna anécdota que te haya ocurrido; así será más fácil romper el hielo.

3. Mantente lejos de la tele o cualquier dispositivo electrónico. Muchas veces se nos olvida el valor del silencio y lo que éste puede hacer por nuestra comunicación. En un mudo cargado de voces-televisión, móvles, tabletas…-, esa sobreestimulación externa puede llevarnos a perder la comunicación directa entre nosotros. Evítalo. Intenta que haya momentos en los que sólo charléis entre vosotros. Por ejemplo, durante la cena. Es importante que exista ese ritual todos los días.

4. Muéstrate comprensivo. Tu actitud es clave en la comunicación. No basta con que tu hijo esté en un momento idóneo para ello: tú también debes estarlo. Y lo más importante: concienciarte de que debes buscar el momento de estarlo, por muy malo que haya sido tu día. Los tuyos son lo más importante, tu recompensa tras un largo día cargado de preocupaciones. Por eso, escúchales y déjales que se expresen y que te expliquen sus ideas y problemas. Intenta comprenderlos y si crees que les puede venir bien algún consejo, apárcalo para el final. No siempre son necesarios.

5. Si se muestran reacios, no insistas. Aunque lo ideal es comunicarse todos los días, es posible que las circunstancias no sean siempre las más adecuadas para que la conversación fluya… Ten la empatía suficiente para detectar esos malos momentos  -también en lo que a ti mismo se refiere- y respeta que, de vez en cuando, tus hijos  -o tú- no queráis hablar. Eso sí, evita que se convierta en un patrón y hazles saber que estás abierto a escucharles en cualquier momento.

¿Y tú? ¿Qué trucos utilizas para comunicarte con tus hijos? ¿Cada cuánto tenéis una charla ‘de verdad’? ¡Queremos conocer tu opinión!

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s