El Blog de Nanos

La técnica del elogio: ¿Cómo alabar a nuestros hijos sin convertirlos en monstruitos?

Deja un comentario

evitar-mamitisElogiar a nuestros hijos es una técnica perfecta para reforzar su autoestima, premiar sus esfuerzos y darles seguridad en sí mismos reconociendo sus logros y aptitudes. Es, en muchos sentidos, una gran herramienta educativa. Pero no todo vale y el exceso de ‘piropos’ a los peques de la casa puede resultar contraproducente si se nos va de las manos, convirtiéndoles en pequeños monstruitos vanidosos. ¿Cómo evitarlo?

El elogio nunca debe ser gratuito: para que sea adecuado debe ser sincero, bien dosificado y oportuno. Nunca debe usarse para premiar desmesuradamente en caso de que nuestro hijo sea inseguro, ni debe convertirse en una herramienta para llenar un vacío de cualquier tipo. Al fin y al cabo, debemos evitar que nuestros niños vivan en una burbuja irreal. Es sano y necesario que sean conscientes tanto de sus puntos fuertes y logros como de sus debilidades y casos en que deban esforzarse más para mejorar.

Se trata, en definitiva, de no hacer que nuestro hijo “se crea” ni más ni menos de lo que realmente es, evitando una autoestima desmesurada e irreal. De lo contrario, el mundo real se encargará de ponerle los pies en la tierra, y esa discrepancia de versiones puede resultar dolorosa y confusa. En definitiva, los límites, las normas, la consideración, el respeto a los demás… son clave para un desarrollo adecuado. No se trata de ‘hacer la pelota’ al pequeño para reforzarle, sino de hacerle ver quién es realmente y cómo puede convertirse en una mejor persona.

Por eso, hoy en El Blog de Nanos reproducimos para vosotros estos grandes consejos, extraídos de Ser Padres, para que el elogio sea eficaz.

  • Debe ser sincero y espontáneo (no artificioso ni utilizado para manipular y chantajear).
  • Su intensidad y forma han de ser acordes con el logro o el buen comportamiento que elogiamos (es decir, no superficial ni exagerado).
  • Debe describir el comportamiento que se elogia, porque eso multiplica su eficacia: “Qué agradable has sido toda la tarde con tu hermano, jugando con él”, en lugar de simplemente “qué bien te has portado”.
  • Dosificar: ni demasiados ni demasiado pocos.

¿Te han gustado nuestros consejos? ¿Cuáles son tus tácticas para elogiar correctamente a tus hijos?

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s