El Blog de Nanos

¿Cómo es tu bebé al cumplir su primer año?

Deja un comentario

primer-ano-bebeTodos los cumpleaños son importantes pero, sin duda, el primer aniversario de nuestro hijo será el que recordemos con más cariño, aunque probablemente él no se acuerde de lo especial que fue ese día para sus papás. Después de un año en el mundo -un año que, para la mayoría, se pasa volando- toca hacer balance y pensar en todos los cambios que ha experimentado tu vida y la de tu hijo: el crecimiento en esta etapa es rapidísimo, y también el desarrollo de sus capacidades y de su nivel de interacción con su entorno y con las personas que le rodean. Por eso, hoy en El Blog de Nanos repasamos en qué punto se encuentran los pequeños cuando llegan a este punto de su vida: cómo sienten, cómo perciben… ¡Cómo funcionan sus cabecitas!

A pesar de que aún son bebés muy pequeños, lo cierto es que el crecimiento que experimentan durante ese primer año de vida es enorme. En este tiempo ha aprendido a hacer un montón de cosas solas y ha tomado conciencia de sí mismos. ¿Cómo lo sabemos? Pues por gestos como gatear sorteando los baches del camino, por sus primeros intentos de ponerse en pie apoyándose en los objetos que le rodean… El pequeño conoce sus dimensiones y su cuerpo, y lo pone constantemente a prueba, aprendiendo a manejarse en él y a través de él para relacionarse con su entorno.

Además, es en esta etapa en la que comienza a generarse su autoestima, basada en sus logros y en la valoración que sus padres le transmitan. El pequeño reconoce los gestos de sus padres y es capaz de sentir tristeza cuando percibe poca atención o enfado por parte de quienes le rodean, o al contrario, alegría cuando se le hacen carantoñas y cuando se siente querido y mimado. Por eso, los expertos recomiendan paciencia en nuestras formas: es probable que el niño no entienda aun el motivo de nuestro enfado, por lo que es preferible regañarle dulcemente. Ten en cuenta que la comunicación no verbal es muy poderosa: una mirada, una sonrisa… y todo lo contrario, pueden decir mucho sobre tu estado de ánimo y sobre cómo percibes a tu hijo.

En esta fase, el pequeño comienza a sentir emociones como la vergüenza (disgusto debido a un pequeño fracaso) o el orgullo (alegría ante un logro), porque sabe que los demás piensan algo de él, ya sea bueno o malo. Esa percepción externa de sí mismo es nueva y le lleva a adoptar distintas actitudes ante ella.

Por otro lado, en esta etapa el juego comienza a ser importante: intenta favorecer su autonomía con actividades que den rienda suelta a su creatividad, y ten en cuenta que es importante la construcción de su autoestima, de su autonomía y su felicidad. Con esta edad, los pequeños se entretienen especialmente con aquellos juegos que requieren de mucha actividad, ya que comienzan a desarrollarse sus músculos más grandes. Puede que dedique de 2 a 5 minutos a juegos de concentración, pero no serán sus predilectos. El niño descubre que tiene fuerza propia, y esa es su prioridad.

Por último, con ese primer año de vida tal vez tu hijo ya haya pronunciado sus primeras palabras mágicas, como ‘mamá’ o ‘papá’. Con un año, el bebé ya habla un lenguaje que suena como si fuera un idioma extranjero y que tal vez únicamente sus padres comprenden, aunque puede pronunciar con claridad algunas palabras sencillas y responde correctamente a preguntas simples.

En definitiva, se trata de una etapa maravillosa en la que el desarrollo del niño se encuentra en plena ebullición. ¿Nos cuentas tu experiencia? ¿Cuáles son los mejores recuerdos de esta etapa?

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s