El Blog de Nanos

¿Sabías que la madre moldea el cerebro del bebé durante el primer año de vida?

Deja un comentario

medidas-familia

La importancia del apego a la madre durante los primeros años de vida de un niño es un tema en constante debate -sobre todo porque, según los expertos, éste resulta, en primera instancia, más importante que el que se vive con el padre-. ¿Qué beneficios conlleva? Según los expertos, su papel es clave en el desarrollo de la parte del cerebro que posibilita la empatía. Allan Schore, un referente internacional en este tema, lo pinta así de sencillo: “La relación de apego entre la madre y el hijo le da forma, moldea el lado derecho del cerebro”. ¿Hasta qué punto es esto así?

En el marco de una serie de conferencias organizadas por la ONG Atención y desarrollo a la temprana infancia y su familia (ATI), el experto del que hablamos hoy aseguró que el rol que tiene la madre en el futuro emocional de su hijo, así como la participación del padre, son de vital importancia… y lo que le espera a alguien que no disfrutó de una relación de apego no es nada bueno: son posibles problemas psicológicos y psiquiátricos de cara al futuro por esa ausencia de seguridad y apoyo en una figura externa, tan importante en los primeros momentos de la existencia y en el resto de nuestras vidas.

Nuevos descubrimientos

En los últimos 10 años ha habido una gran explosión en el estudio del desarrollo temprano del cerebro, y lo que se ha descubierto es que el desarrollo temprano, tanto durante el embarazo como después del nacimiento, tiene efectos en lo que sucede después, no solo en términos de bienestar emocional, sino también en lo que refiere al desarrollo de desórdenes mentales. Y es que, según recuerda Schore, durante el primer año de vida no hay comunicación verbal: es todo emocional.

Los estudios de Schore ponen el foco en el lado derecho del cerebro, ya que el lado izquierdo, que es el que desarrolla el habla, no entra en funcionamiento hasta el segundo año de vida. En cambio, todo lo vinculado al apego se desarrolla durante el primer año. La idea esencial es que la relación de apego entre la madre y el hijo le da forma, moldea el lado derecho del cerebro. Así, aunque hay una herencia genética natural, pero el entorno social y afectivo va tallando, como una escultura.

¿Qué hacer para alcanzar un nivel adecuado de apego?

Se trata, asegura el experto, de un aprendizaje que no tiene tanto que ver con ‘hacer’ sino con ‘ser’. Podemos transmitir empatía siendo cuidadosos y atentos; poniendo al bebé en primer lugar, siendo abiertos, genuinos, y estando disponibles emocionalmente. Conviene no olvidar que el foco no es racional sino emocional; se trata de la habilidad de los papás de leer la mente y el cuerpo del bebé. Son los progenitores quienes tienen, al fin y al cabo, la mayor capacidad de aliviar la tensión del bebé, de calmarlo, de regular su estrés, y también de incidir en su disfrute y entusiasmo. Eso sí, según nuestro experto, el papel que juega la madre es clave en el primer año de vida, por encima del del padre, que toma más relevancia a partir de ese primer año. Normalmente, asegura, “el bebé tiene distintas relaciones con sus padres: la madre es la que lo calma, mientras el padre tiene un vínculo más enérgico y le enseña a explorar”.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que es importante el apego para el normal desarrollo de tus hijos? ¿Hasta qué punto es diferente el papel de padre y madre?

 

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s