El Blog de Nanos

Guía práctica para cambiar a tu hijo de la cuna a la cama

Deja un comentario

dormir-cuna-cama

¡Qué rápido se hacen mayores nuestros peques! Una de las primeras transiciones a las que tendrán que hacer frente (como la de dejar el chupete o el pañal, sentarse a la mesa, empezar a hablar…) es la del paso de la cuna a la cama. Y, como todo cambio, los peques de la casa pueden pasarlo un poquito mal en un primer momento, hasta que se habitúen a los nuevos usos. Alrededor de los dos años es el momento idóneo para dar este paso; antes de esa edad se considera que el niño no tiene madurez suficiente para ello.

¿Cómo lograr que ese tránsito sea lo más natural y menos engorroso posible?

1. Intenta que cada cambio se produzca de forma separada, sin que se modifiquen varios hábitos al mismo tiempo. Por ejemplo, si va a tener un hermanito, espera a que pase un tiempo para que se habitúe a esa nueva realidad. Muchos cambios al mismo tiempo pueden trastocar en exceso al niño (¡y a cualquiera!)

2. Antes de llevar a cabo ese cambio, es bueno haber introducido un ritual de sueño. De este modo, el tránsito no será del todo ajeno a su experiencia. Hablamos de, por ejemplo, haber acostumbrado al niño a leerle un cuento antes de dormir, o bien a cantarle una nana, a rodearle de sus muñequitos y peluches… Así, no todo será nuevo, sino sólo el escenario en el que tendrá que dormirse. Lo mejor es que no nos quedemos hasta que se duerma, sino que, tras cumplirse el ritual, sea él solito el que concilie el sueño.

3. Es bueno que el niño cuente con un objeto transaccional: su muñeco o mantita favorita, o cualquier cosa que le aporte seguridad durante el sueño. Si se despierta durante la noche y llora por encontrarse solo, le será de gran utilidad.

4. Usa trucos para que vaya asumiendo el cambio: que sea partícipe de cómo se desmonta la cunita y cómo se monta su nueva cama, organizad un pequeño festejo para que sea consciente de que ese cambio le hace mayor…

5. Intenta que su nueva camita sea segura y amplia; no demasiado alta y sin esquinas salientes. Si está alejada de ventanas y enchufes, mejor que mejor. Ten en cuenta que existen barreras de seguridad que pueden ser útiles para ambos en un primer momento.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s