El Blog de Nanos

¿Cómo ayudar a tus hijos a quererse?

Deja un comentario

autoestima-nino-quererse

No es la primera vez que hablamos en El Blog de Nanos sobre la importancia de que los niños -y los mayores- se quieran a sí mismos. O lo que es lo mismo, de la importancia de su autoestima. Nosotros como padres y madres podemos ayudarles a convertirse en personas fuertes y confiadas, pero para ello es necesario tener en cuenta algunos consejos que hoy os trasladamos en nuestro blog.

Lo primero es tener claro que los entornos en los que se desarrolla la autoestima son muy variados: el personal, el familia, el escolar… Por eso, no podemos conseguir milagros ni controlar los factores externos, pero sí formar a nuestros hijos para que se desenvuelvan de forma adecuada ante ellos.

Un punto clave consiste en observar si el niño se muestra insatisfecho de alguna manera, si no hace amigos fácilmente o si no le interesa hacerlo, si prefiere jugar solo o si no quiere asumir tareas y responsabilidades. La frustración fácil es otro síntoma claro, así como os complejos físicos o la dificultad a la hora de tomar decisiones. Todos estos síntomas pueden apuntar hacia una falta de autoestima en la que, desde luego, se puede trabajar.

¿Cómo ayudarles a quererse?

Desde Ser Padres tomamos estos sabios consejos para que hagáis bien los deberes:

  • No pretendas que sean como tú quieras. Tus hijos deben encontrar su propia identidad, y tú debes ayudarles a potenciarla y mejorarla. Es importante aceptar sus defectos y ayudarles a reírse de ellos y a luchar en la medida de lo posible para evitarlos.
  • Demuéstrales cariño. Hazlo mediante abrazos y palabras, y no olvides la importancia del halago (aunque sin pasarte de la raya).
  • Escúchalos cuando nos hablen, para que vean que valoras sus opiniones y comentarios, respondiéndoles de la forma que consideres más adecuada.
  • Delégales pequeñas tareas y responsabilidades (siempre que sean acordes a su edad), con el fin de que se sientan útiles.
  • Evitar criticar sus defectos como algo personal. Por ejemplo, trata de no decir: “eres lento”, sino criticar la acción: “te cuesta dibujar estas figuras”.
  • Jamás le compares negativamente con sus hermanos o amigos. Hay que demostrarle que él es distinto en su forma de ser.
  • Si reconoces sus cualidades, intenta que sean reales. Evita sobrevalorarle o hacerle creer que es el mejor en todo, porque el choque con la realidad será duro. Hay que ser realista y enseñarles a aceptar que no siempre podrán destacar y que, inevitablemente, habrá personas más listas, más guapas o más hábiles que ellos.
Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s