El Blog de Nanos

Running con tu bebé: claves para hacer deporte en familia

Deja un comentario

running-bebe

El running está de moda. Tan de moda que mamás y papás de todo el mundo salen a las calles dispuestos a comerse el asfalto incluso con sus bebés como compañía. A estas alturas existe toda una gama de productos destinados a que el ejercicio de correr se convierta en una tarea en familia, pero ¿qué técnicas son necesarias para no lastimarse? ¿Cómo correr de manera óptima con tu bebé? Hoy en el Blog de Nanos te dejamos algunos consejos y, de paso, te recordamos que no hay nada mejor que inculcar en los peques de la casa desde muy temprana edad las ventajas de hacer deporte de forma regular.

¿Desde qué edad puedo empezar a correr con mi bebé?

No tengas prisa y espera unos meses antes de lanzarte a la calle con el carrito de tu bebé. Tu hijo necesita tranquilidad los primeros meses y los paseos tranquilos deben ser su actividad principal. Como mínimo, los expertos recomiendan esperar dos meses, aunque es preferible comenzar cumplidos los 6 meses de edad. En ese momento los musculitos del bebé estarán más preparados para afrontar los pequeños baches que pueda encontrarse en el camino.

¿Qué tipo de carrito debo usar para correr con mi bebé?

Del mismo modo que necesitas unas zapatillas adecuadas para practicar el running, también necesitarás un carrito adaptado a ese tipo de actividad. Existen algunas diferencias importantes entre los modelos normales y los adaptados al running. Por ejemplo, las ruedas: los carros de correr tienen 3 ruedas (1 delantera y 2 traseras) que, además, son bastante más grandes. Las ruedas traseras suelen estar más separadas entre sí que en el caso de un carrito normal.

Asegúrate de que la rueda delantera pueda bloquearse: como lo normal será que uses el carro tanto para correr como para pasear, durante los paseos lo ideal es ir con esa rueda desbloqueada para permitir cualquier movimiento, mientras que durante una carrera deberás bloquearla para evitar que cualquier irregularidad en el terreno haga que se gire sin control.

Además, ayuda mucho que tu carrito ‘runner’ cuente con un freno (no es imprescindible, pero ayuda a mantener la velocidad estable). De paso, elige un carro de bebe que permita ajustar la altura del manillar. Si para correr la postura es importante para evitar lesiones, más aun es cuando tienes que correr empujando un coche de bebé.

¿Qué rutas debo elegir?

No hace falta decir que no resulta nada conveniente introducirse en rutas con excesivas pendientes, suelos poco estables o en las que las condiciones del terreno puedan provocar accidentes. Es mejor ser conservador y utilizar rutas conocidas, llamas y libres de obstáculos. Además, deberás tener en cuenta la hora del día y proteger a tu hijo del sol (a través del carrito y con protección solar).

Ten en cuenta que correr con un bebé es más cansado que hacerlo solo, por lo que deberás tenerlo en cuenta a la hora de planificar tu ruta y tus tiempos. Que no te extrañe si, al finalizar el ejercicio, los hombros y la espalda queden algo cargados. Evita mantener excesiva tensión mientras sujetas el carrito para evitar estos daños.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s