El Blog de Nanos

¿Cómo enseñar sobre solidaridad a los niños?

Deja un comentario

aprender-escribir-ninos

Los buenos valores no nacen solos: se inculcan y enseñan hasta que se conviertan en un rasgo de la personalidad de cada uno. Por eso es tan importante que demos a nuestros hijos el mejor de los ejemplos y que nos esforcemos por educarles en el respeto, la tolerancia…y la solidaridad. ¿Cómo llevar esta tarea a buen puerto? ¿Qué técnicas existen para enseñar lo que es la solidaridad y cómo ponerla en práctica en su día a día? Hoy dedicamos nuestro post a esta tarea que, sin duda, supone uno de los grandes retos para cualquier familia.

La idea clave es que nuestros pequeños tomen conciencia acerca de las necesidades de los demás, de forma que nazca en ellos el deseo de contribuir y de colaborar en su satisfacción. Aunque en centros infantiles como Nanos nos esforzamos en ello, se trata de una tarea que también incumbe a la familia. Al fin y al cabo, nuestros papás y mamás son siempre el mejor ejemplo para los niños.

¿Cómo enseñar solidaridad?

Ten en cuenta estos consejos:

1. La solidaridad debe enseñarse y transmitirse a los niños a través del ejemplo. Es la mejor y principal técnica para ello. De nada sirve dar lecciones si el pequeño nota que no nos aplicamos a la hora de hacerlo. Llevar a cabo acciones solidarias en familia puede ser la mejor fórmula para enseñarles, implicándoles en el proceso y abriéndoles la puerta a aportar su granito de arena. Seguro que con el tiempo te propondrán sus propias ideas solidarias.

2. La solidaridad es una actitud. Con esto nos referimos a que no se trata simplemente de ayudar a los más necesitados, sino de ser amables y generosos con cualquiera: con la persona mayor que va de pie en un autobús, con nuestra vecina que necesita un favor, con ese niño del cole al que le cuesta un poco más hacer amigos… Se trata de preocuparnos por los demás por sistema. Los niños deben notar que se trata de una forma de vida, y así debéis vivir este tipo de experiencias: como lo más natural del mundo.

3. La importancia de aprender a ponerse en el lugar del otro. La solidaridad tiene como ingrediente principal la empatía. Por eso es necesario que enseñes a tus hijos a ponerse en el lugar del otro. ¿Qué tal lo está pasando ese compañero de colegio con la separación de sus padres? ¿Es posible que ayude a mi amiga a mejorar en matemáticas si a mi se me da muy bien?  ¿A quién podría entregar algunos juguetes o ropita que no utilizo? Pequeños gestos hacen grandes personas.

4. Intenta que la educación de tu hijo sea democrática. Cuanto más horizontal sea vuestra relación y más libertad tenga vuestro hijo para aportar ideas de forma madura, mucho mejor. Un sistema de educación autoritario cierra la puerta a la solidaridad y al desarrollo personal, evitando que el pequeño se lance a proponer ideas. Es mucho mejor ayudarle a crearlas por sí mismo y valorarlas juntos para darles forma. ¡Se sentirá muy satisfecho al haber colaborado en ello!

 

5. Habla con tus hijos sobre los problemas del mundo. Aunque hay realidades que cuesta transmitir a un niño pequeño, en función de su edad y su capacidad de entendimiento puedes explicarle cosas que sucedan a su alrededor que merezcan ser denunciadas y en las que él pueda contribuir para mejorar las cosas. Es importante enseñarles el mundo con todos sus colores, los buenos y los malos, e inculcarles la idea de que ellos mismos (cada uno de nosotros) son motores del cambio.

¿Te han gustado estos consejos? ¿Qué opinas?
Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s