El Blog de Nanos

¿Puede un año sabático ayudar a tus hijos conseguir trabajo?

Deja un comentario

hijos-memoria

Si tienes hijos un poco mayores y te planteas cuál debe ser su estrategia educativa en el futuro, te interesará saber que el llamado “año sabático” (ese lujo que no todos podemos permitirnos) al acabar los estudios universitarios puede convertirse en todo un punto de apoyo a la hora de conseguir un primer empleo. ¿Quieres saber por qué?

Según recoge un reciente reportaje de El País, el número de españoles con estudios superiores crece de forma exponencial. En 2010, solo el 26% de la población tenía estudios superiores; en 2013 ya era el 41,1%, según el Instituto de Estudios Económicos con datos de la OCDE. Tal vez por eso, para los graduados universitarios es cada vez más difícil resultar atractivos para las empresas. Éstas acumulan cientos de currículos, cada cuál más atractivo, por lo que la ‘titulitis’ ha provocado que elementos diferenciales como la experiencia personal de los candidatos pasen a ponerse en valor.

Así, una de las últimas tendencias en los procesos de selección llegada de Estados Unidos es tener en cuenta en los procesos de selección la denominadas soft skills (en español, habilidades blandas): en una era en la que los conocimientos técnicos se dan por hecho, el factor diferenciador es la capacidad de saber comunicar, trabajar en equipo y adaptarse rápido a los cambios. Y esas destrezas todavía no se estudian en las universidades públicas españolas.

Por ejemplo, en el mundo anglosajón hace décadas que los estudiantes toman el llamado Gap Year (en español, año sabático) justo antes de comenzar la universidad universidad o una vez comenzado el grado. Durante este periodo viajan a otros países para trabajar, realizar voluntariados o prácticas y descubrir qué es lo que les apasiona, cuál es su vocación. La máxima de esta escapada es madurar, aprender a ser independiente y saber tomar la iniciativa.

Sin embargo, según El País, España todavía está lejos de esa mentalidad. “Los alumnos de primero de carrera llegan cada vez más inmaduros. Puede que se deba a la sobreprotección de los padres y de los centros. Este tipo de experiencias les servirían para afianzarse y volver más preparados para afrontar los estudios”, comenta Gaspar Roselló, vicerrector de estudiantes de la Universidad de Barcelona.

Anuncios

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s