El Blog de Nanos


Deja un comentario

4 platos para cocinar con nuestros hijos

¡Llegó el fin de semana! Es verano y las agotadoras jornadas de playa no parecen ser suficientes para acabar con el ánimo de nuestros niños. Una buena alternativa es entrar en la cocina. Para ellos puede convertirse en toda una fuente de diversión y aprendizaje, a la vez que una oportunidad para enseñarles el valor de la comida y de una dieta equilibrada. Además, irles iniciando en labores domésticas de manera amena y didáctica es siempre una buena idea. Para ello, aportamos 4 platos para cocinar con nuestros hijos:

cocinar-hijos

  • Piruletas de frutas

La fruta y los niños, como el agua y el aceite, no mezclan bien. Convertirla en un plato divertido y que ellos mismos puedan crear podrá cambiar su forma de verla. Podemos elegir una fruta veraniega como el melón o la sandía, cortarla en trozos gruesos y utilizar moldes de galletas para hacer diferentes figuras con ellas. Insertando el resultado en palitos de madera ya tendremos nuestra piruleta de fruta lista para el postre.

  • Hamburguesas de pescado

Todavía no ha nacido el niño al que no le gusten las hamburguesas. Sin embargo, no resulta tan sencillo cuando hablamos de pescado. Mezclar ambos elementos es una buena forma de hacer la dieta de nuestro hijo más rica y saludable. Pescados azules como el jurel o el verdel son ideales para este plato, y además muy ricos en vitamina B.

  • Castillo de salchichas con puré 

Estas actividades no sólo sirven para incluir nuevos alimentos en la dieta de nuestros hijos, sino para reconvertir y hacer más atractivos los platos de su día a día. Habrá que echarle imaginación: el puré de patatas puede convertirse en una gran muralla franqueada por torres de salchichas, mientras en lo alto de las mismas ondea una bandera de zanahoria o cebolla. ¡Todo vale!

  • Macedonia de frutas con helado

Se trata de un plato fresco y divertido que les puede acercar a diferentes frutas. Podemos encargarles la tarea de pelar las frutas más sencillas (siempre bajo nuestra supervisión) mientras nosotros exprimimos unas cuantas naranjas. Con ello y su helado favorito, tendremos un postre fácil y fresco para el verano y con un chef muy especial.

Anuncios


Deja un comentario

69 millones de niños podrían morir en los próximos 15 años a causa de la pobreza

pobreza-infantil

Unicef ha lanzado un estremecedor informe en el que alerta sobre la precaria situación en la que se encuentra una significativa parte de la población infantil mundial y los riesgos que conlleva. Según el informe “Estado Mundial de la Infancia 2016. Una oportunidad para cada niño, 167 millones de niños vivirán sumidos en la miseria de aquí a 2030, de los cuales 69 millones morirán antes de cumplir los cinco años de edad.

La desigualdad y la pobreza se postulan como las principales causas de estas escalofriantes cifras. Y es que aquéllos niños que están en mayor situación de escasez tienen el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años, o de sufrir desnutrición crónica. Además la mitad de estas muertes se concentraría en tan sólo cinco países: India, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo y Angola.

La educación es la mejor vía de desarrollo, tal y como establece el informe, que calcula que, como promedio, por cada año de formación que recibe un niño, sus ingresos futuros se incrementarán en un 10%. De no corregir esta situación más de 60 millones de niños no estarán escolarizados en los países menos desarrollados en el año 2030.

Las también alarmantes tasas de riesgo de pobreza en España -34,4%- han llevado a Unicef a instar en el mencionado informe al nuevo Gobierno a “concretar un plan para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluya indicadores de lucha contra la desigualdad y que se centre específicamente en llegar a los niños más vulnerables de nuestro país”.


Deja un comentario

5 consejos para elegir las gafas de nuestros hijos

Todavía queda poco más de un mes para la vuelta al cole, pero es nuestra misión estar prevenidos, y la elección de las gafas para nuestros hijos puede convertirse en una delicada tarea. Se encuentran en edad de crecimiento, y por lo tanto su graduación es cambiante, lo que hace de ésta una actividad más habitual de lo que muchos padres quisieran. Para facilitar este proceso, ofrecemos aquí 5 útiles consejos para elegir las gafas de nuestros hijos:

smart-187696_1920.jpg

  • De su gusto

 La primera reacción de un niño a la impostura de unas gafas suele ser negativa, ¿y quién le culpa? Nuestra función, por tanto, no será elegirles aquéllas que se adapten a nuestro gusto, sino guiarles en la búsqueda de unas con las que se puedan llegar a sentir cómodos. Nuestros hijos tendrán una mejor reacción ante este gran cambio si son ellos los que eligen sus propias gafas, así como un mejor cuidado de las mismas (lo que los padres más veteranos valorarán en su justa medida).

  • Comodidad

 Probablemente el requisito más importante en la elección de las gafas de nuestros hijos: que sean cómodas. No deben suponer una molestia para ellos, es más, cuánto antes se olviden de que las llevan mejor. Para ello hemos de buscar unas varillas y terminales (la parte que rodea la oreja) flexibles y ajustables. Una buena alternativa al clásico cordón que rodea su cabeza son los llamados “stoppers” en la misma terminal. También puede resultar útil el uso de bisagras con muelles en las varillas que impidan la rotura de las mismas.

  • Recambio

 ¡Fundamental! No nos engañemos, son niños, y los niños pierden y rompen las cosas. Cuando nuestro hijo necesite las gafas de forma permanente nos será muy útil tener unas de repuesto en caso de que las originales resulten dañadas. Al igual que cuenta con varios zapatos o varios abrigos, el tener unas gafas de recambio nunca estará de más.

  • Lentes

 En relación con el punto anterior, es una buena idea buscar unas lentes orgánicas (y dentro de las mismas, a ser posible, de policarbonato), ya que serán un material mucho más resistente a la rotura. También es importante elegir una lente lo más reducida posible, no sólo por estética, sino que reducirá considerablemente el peso y las distorsiones en la imagen.

  • Tamaño

 ¡No es el uniforme del colegio! no vale exagerar la talla de la compra en previsión del crecimiento de nuestro hijo. Hemos de elegir el tamaño adecuado para la cabeza de nuestro hijo, teniéndo en cuenta que no sobrepase la ceja ni se apoye en los pómulos o que no deje marcas en la sien. Además, como decimos, está en edad de crecimiento y su graduación irá cambiando, por lo que resultaría inútil comprar unas gafas pensando en el largo plazo.


Deja un comentario

¿Qué es el coaching para padres?

autoestima-nino-quererse

Nadie dijo que ser padre fuese una tarea fácil: la responsabilidad que implica cuidar de la vida de otra persona, el miedo a maleducarla, el mantener una figura que inspire seguridad y autoridad a la vez que transmita amor y cariño…¡qué fácil lo hacían parecer los nuestros! Pero no, nadie nace aprendido (ni siquiera nuestros padres) y la paternidad es una labor de ensayo y error que lleva años de práctica y nunca se termina de dominar. Por suerte, cada vez existen más técnicas que nos ayudan a mejorar en esta ardua tarea que es criar a un hijo. Hoy hablamos del coaching para padres.

El coaching para padres consiste en un conjunto de herramientas que nos servirán para acompañar y guiar a nuestros hijos en su crecimiento personal –lo que nada tiene que ver con su rendimiento académico, o con lo educados y obedientes que sean-. Consiste en aprender a comunicarnos de una manera más eficaz con nuestro hijo, así como a apoyarle y darle confianza de forma óptima. También en contactar con él y ayudarle a desarrollar su ser, su humanidad y su grandeza interior, para que desde ahí pueda elegir, crear, relacionarse, convivir… En definitiva, ser feliz.

Como decimos, no se trata de una técnica concreta ni una suerte de pócima mágica que nos convierta en padres del año. Son un conjunto de herramientas con las que trabajar y crecer personalmente, para así permitirles crecer a ellos. De hecho, en el coaching para padres, uno de los primeros pasos que hemos de dar es el desarrollo de la capacidad para observar las diferentes situaciones familiares, así como las dinámicas emocionales, tanto propias como de tus hijos.

Una vez detectados los posibles conflictos, el “coaching” para padres nos ayudará a lograr una comunicación más afectiva y efectiva a la hora de resolverlos, así como a entender el poder que las palabras tienen a la hora de crear en el imaginario de los niños su propia imagen y autoestima, y así eliminar las creencias limitantes que podemos transmitirles inconscientemente. El objetivo es convertirnos en quienes les den impulso para que vuelen solos, y no en un lastre con el que cargar.

Aplicadas éstas técnicas, podremos descubrir nuevos potenciales en nuestros hijos y ayudarles a establecer sus propias metas, y también conseguir que se desarrollen como personas de una forma autónoma y que descubran quiénes quieren ser realmente, pero sabiendo que tienen el soporte necesario en casa para acompañarles y ayudarles en este largo viaje.


Deja un comentario

5 juegos de verano para estimular la creatividad de los niños

juegos-verano-ninos-3

El verano es una época complicada para los padres: coordinar la jornada laboral con las vacaciones de los niños no es tarea fácil, y para aquéllos que no gozan de la ayuda de abuelos o familiares, la televisión o los ordenadores pueden pasar a ser fieles aliados en esta dura batalla.

Sin embargo, es importante sacar tiempo para jugar con ellos y ayudarles a crecer. Orientar esos pequeños momentos hacia juegos que fomenten su creatividad es una buena manera de exprimirlos al máximo. En un mundo cada vez más competitivo y cambiante, ésta es una herramienta fundamental para su futuro. Por ello, a continuación proponemos cinco juegos de verano para estimular la creatividad de nuestros hijos:

1.  ¿Cómo se llama?

Este juego es perfecto para la última hora del día, en el momento de irse a la cama. Cambiaremos los “dibus” por un cuento, pero vamos a animarles a que interactúen con nosotros, haciéndoles preguntas acerca de sus personajes y lugares, pidiéndoles que los imaginen, describan e inventen. ¡Todo vale!

 2.  Cumplir la regla

Un juego que nos permitirá mantenerlos ocupados y despiertos durante los largos trayectos en coche propios de estas fechas, a la vez que estimulamos su pensamiento creativo y carácter competitivo. Consiste en escribir o decir el mayor número palabras posible cumpliendo una determinada regla. Por ejemplo, palabras que empiecen por la letra “c” (casa, coche, camino…) o palabras que no contengan la “a” (tren, museo, cuento…)

3. Elegir colores

Colorear es una de las actividades preferidas por los niños, pero hasta en tareas tan sencillas podemos ayudarles a desarrollar nuevas aptitudes como el pensamiento crítico o animarles a probar con cosas nuevas. Les daremos varios dibujos iguales con la única norma de que no podrán colorearlos de la misma manera, teniendo que elegir al terminar cuál les ha gustado más. Es importante no dirigir su actividad y que sean ellos los que tomen la iniciativa.

4. Imaginación al poder

Un paseo por el parque, la playa, o una tarde en casa. Cualquier lugar es bueno para desarrollar el pensamiento creativo de nuestros hijos, y este juego es perfecto para ello. Se trata de escoger un objeto cotidiano en el que no nos paremos a pensar a menudo y buscarle usos alternativos. Por ejemplo, un bolígrafo sirve para escribir, pero con él también podemos dirigir una orquesta.

5. Disfrazarse

No es necesario un disfraz profesional; todo lo contrario. Aquí se trata de estimular la imaginación de nuestro hijo al verse en la necesidad de inventarse uno con las prendas y objetos que encuentre por casa. Un pañuelo, una escoba, una bolsa de basura… Lo importante es que busque y visualice un personaje (inventado por él o propuesto por nosotros) con la única ayuda de los objetivos más cotidianos.

¿Y tú? ¿Qué juegos propones para estimular la imaginación de tus hijos este verano?


Deja un comentario

5 razones para apuntar a tus hijos a un campamento urbano de verano

campamento-urbano-verano

Más allá de la necesidad imperiosa de contar con un espacio en el que cuiden de nuestros hijos cuando llega el verano y terminan las clases (mientras nosotros seguimos trabajando…), existen grandes razones para que optemos por un campamento urbano de verano para ellos. No se trata solo de compaginar las vacaciones de los niños con las de los papás, sino de ofrecer a los pequeños un espacio diferente de aprendizaje y diversión más relajado y cargado de diversión. Por eso, hoy en el Blog de Nanos os dejamos 5 buenas razones para apuntar a tus hijos a un campamento urbano de verano. ¿Quieres conocerlas?

  1. Dar un giro a la rutina escolar sin dejar de lado la formación. Un campamento urbano combina la diversión con el aprendizaje, por lo que esas semanas de verano serán un tiempo provechoso para ellos. Para ellos, la experiencia suele convertirse en algo inolvidable tanto a nivel emocional como educacional, repercutiendo positivamente en el desarrollo personal del pequeño desde una edad temprana.
  2. Conocerán a nuevos amiguitos. Los pequeños también ampliarán su círculo habitual y tratarán con otros niños, lo que sin duda les ayudará a abrirse más, a forjar nuevas amistades y a divertirse de un modo distinto. También a ser más autónomos y autosuficientes, al tener que enfrentarse a nuevas situaciones en este nuevo entorno. Cuanto más amplio sea el círculo en que se muevan, más crecerán en respeto y tolerancia, valores clave en su desarrollo. Todas esas nuevas experiencias harán que su verano sea mucho más enriquecedor.
  3. El objetivo es el disfrute. Los campamentos de verano están pensados para que los niños se lo pasen en grande, y las actividades que se organizan en ellos harán que vuelvan a casa con decenas de historias que contar. Sin duda el hecho de rodearse de profesionales de la formación infantil hará que cada día sea una aventura tan entretenida como novedosa y didáctica. Rodearse de otros niños es también un gran plus.
  4. Los niños podrán desarrollar sus habilidades en un ambiente relajado, lejos de la presión escolar. Los campamentos urbanos de verano cuentan con casi de todo: clases de deporte, de música, de creatividad, de pintura, de idiomas… Si quieres que tus hijos profundicen en sus habilidades, siempre puedes optar por campamentos temáticos, o bien por elegir cuando sea posible a qué actividades se apuntarán. ¡Seguro que vuelven cargados de energía y completamente realizados!
  5. Mantendrán cierta rutina y salvarán el escollo de la ‘vuelta al cole’. Los campamentos de verano normalmente obligan a los niños a madrugar adaptándose a los horarios laborales de sus papá, por lo que la rutina de descanso permanecerá prácticamente intacta. De este modo, salvarán el bache de la ‘vuelta al colé’, prolongando la rutina pero cambiándola por una mucho más divertida…


Deja un comentario

¿Puede un año sabático ayudar a tus hijos conseguir trabajo?

hijos-memoria

Si tienes hijos un poco mayores y te planteas cuál debe ser su estrategia educativa en el futuro, te interesará saber que el llamado “año sabático” (ese lujo que no todos podemos permitirnos) al acabar los estudios universitarios puede convertirse en todo un punto de apoyo a la hora de conseguir un primer empleo. ¿Quieres saber por qué?

Según recoge un reciente reportaje de El País, el número de españoles con estudios superiores crece de forma exponencial. En 2010, solo el 26% de la población tenía estudios superiores; en 2013 ya era el 41,1%, según el Instituto de Estudios Económicos con datos de la OCDE. Tal vez por eso, para los graduados universitarios es cada vez más difícil resultar atractivos para las empresas. Éstas acumulan cientos de currículos, cada cuál más atractivo, por lo que la ‘titulitis’ ha provocado que elementos diferenciales como la experiencia personal de los candidatos pasen a ponerse en valor.

Así, una de las últimas tendencias en los procesos de selección llegada de Estados Unidos es tener en cuenta en los procesos de selección la denominadas soft skills (en español, habilidades blandas): en una era en la que los conocimientos técnicos se dan por hecho, el factor diferenciador es la capacidad de saber comunicar, trabajar en equipo y adaptarse rápido a los cambios. Y esas destrezas todavía no se estudian en las universidades públicas españolas.

Por ejemplo, en el mundo anglosajón hace décadas que los estudiantes toman el llamado Gap Year (en español, año sabático) justo antes de comenzar la universidad universidad o una vez comenzado el grado. Durante este periodo viajan a otros países para trabajar, realizar voluntariados o prácticas y descubrir qué es lo que les apasiona, cuál es su vocación. La máxima de esta escapada es madurar, aprender a ser independiente y saber tomar la iniciativa.

Sin embargo, según El País, España todavía está lejos de esa mentalidad. “Los alumnos de primero de carrera llegan cada vez más inmaduros. Puede que se deba a la sobreprotección de los padres y de los centros. Este tipo de experiencias les servirían para afianzarse y volver más preparados para afrontar los estudios”, comenta Gaspar Roselló, vicerrector de estudiantes de la Universidad de Barcelona.