El Blog de Nanos


Deja un comentario

Una semana libre cada dos meses para los alumnos en Cantabria

ninos-felices

Las cosas están cambiando en el mundo de la educación: no sólo la tecnología está revolucionando las aulas, sino que la tendencia a descargar las jornadas de estudio y de trabajo se hace cada vez un hueco mayor. Estamos en plena era del teletrabajo y de la puesta en valor del tiempo libre y la conciliación. Y ¿qué mejor forma de conciliar la vida en familia con la educación que dando tiempo de calidad a los niños para desarrollarse fuera de las aulas?

Algo así es lo que parecen querer emprender en Cantabria, donde el calendario escolar  para el próximo curso incluye una semana de vacaciones cada dos meses. Así lo acordó hace pocos días la Mesa de Educación regional que integran la consejería y cuatro sindicatos. De esta forma, los alumnos tendrán semanas libres a principios de noviembre y enero y a finales de abril, además de la semana de Navidad.

El resultado de la medida no afectará a la duración del curso escolar, que se mantendrá en los 175 días lectivos. Además, se aplicará a todos los ciclos, desde infantil a bachillerato, pasando por públicos y privados. En este sentido, el consejero cántabro de Educación, Ramón Ruiz, precisó en declaraciones recogidas por la agencia Efe que el curso se repartirá en cinco periodos lectivos -el más corto de 31 días y el más largo de 44-, con el objetivo de que los ‘trimestres’ no sean “tan largos”.

Javier Ramírez, representante de CC OO en Cantabria, añadió que este calendario “pone el foco en el alumno” con “descansos que favorecen su desconexión y la organización de los centros”. El acuerdo fue respaldado por los cuatro sindicatos presentes en la reunión: STEC, CC OO, ANPE y UGT.

Sin embargo, la principal federación de asociaciones de padres de la escuela pública, la Ceapa, rechaza la medida. “Deberían haberlo consensuado con las familias y el alumnado. Medidas como esta dificultan la conciliación familiar”, asegura el presidente de Ceapa, Jesús Salido. “Los padres habían pedido que se abordara el debate con calma y que no se precipitara para este curso”, añade.

¿Y tú, qué opinas?

Anuncios


Deja un comentario

¡La robótica llega a las aulas!

robotica-ninos

La era de las nuevas tecnologías ha llegado para quedarse y los cambios en esta materia no hacen sino aumentar exponencialmente. Por eso la robótica se ha convertido en una de esas asignaturas que, lejos de ocupar un espacio en la ciencia ficción, se han convertido en una realidad en muchas aulas españolas y de todo el mundo. Cada vez nos valemos en mayor medida de aparatos que cumplen por nosotros esas tareas del día a día que tanto tiempo nos quitan. Por eso es importante formar a los pequeños en una de las ramas de las TIC que, sin duda, más puestos de trabajo generará en el futuro.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, la asignatura Tecnología, Programación y Robótica ya es obligatoria para los cursos de primero y tercero de secundaria. Fuera del territorio, la asignatura STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) invade las aulas de Estados Unidos y Reino Unido. Y ello pasa no sólo por enseñar competencias digitales y programación, sino también ética y buen uso.

Pero ¿cuáles son los beneficios pedagógicos que acompañan a esta asignatura? Francesc Esteve, profesor del departamento de pedagogía, especializado en tecnología educativa, de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona, los enumera para El País: “Sin duda, la programación y la robótica tienen enormes potencialidades educativas, ya que, además de la motivación, nos permiten trabajar niveles de aprendizaje más profundos; no solo memorizar o recordar, sino también analizar, resolver o crear, y desarrollar así competencias clave para el siglo XXI, como son aprender a aprender, trabajar en equipo, la iniciativa o la creatividad”, asegura.

Eso sí, también advierte que “tenemos que ir con cuidado y no movernos por modas cuando hablamos de educación. Primero, porque la competencia digital abarca mucho más que la programación. Hay que enseñarles a hacer un uso ético, crítico y saludable de la tecnología. Saber decir que no y conocer las consecuencias del empleo de la tecnología en determinadas circunstancias. Esto no se puede descuidar”.

No hay que olvidar que detrás de estos movimientos a veces hay intereses comerciales y una forma muy parcial de ver el mundo, dejando de lado las ciencias sociales, el arte, la música y todos los valores que ello implica. En Reino Unido, donde nos llevan mucha ventaja en la integración de esta disciplina en el currículum de los niños, se está desarrollando una gran corriente crítica en torno a estos conceptos. Lo importante es saber qué tipo de sociedad queremos y tener claro que conseguirlo dependerá de la educación que demos hoy a los niños.

Más allá de ello, en Nanos queremos exponer algunas de las ventajas de enseñar a los niños robótica en las aulas:

  • Gracias a ello se involucran activamente en su propio proceso de aprendizaje
  • Ayuda a desarrollar la intuición científica y de ingeniería
  • Potencia sus habilidades de investigación y resolución de problemas, así como lectura, escritura, habilidades de presentación y creatividad
  • Construye auto-pensadores que además son capaces de apreciar el valor de la auto-motivación y de sentirse con recursos
  • Permite que conseguir sus metas se transforme en un hábito
  • Los niños se convierten más fácilmente en autodidactas activos
  • La robótica fomenta la habilidad para resolver los problemas mediante estrategias centrándose en el razonamiento lógico, analítico, y pensamiento crítico. Esta habilidad es la base de muchos campos científicos así como de otras áreas profesionales
  • La robótica prepara a tus hijos para enfrentarse al mundo competitivo, especialmente en las ciencias tecnológicas, las de mayor demanda en la actualidad y en el futuro

Por todos estos beneficios -¡y porque los niños se lo pasan pipa!-, la robótica como forma de desarrollar el potencial asegura un retorno de la ‘inversión’ incalculable tanto para niños como para padres.


1 comentario

¡Saca la lectura a paseo!

lectura-verano-ninosEn Nanos nos encanta convertir a nuestros pequeños en personitas muy especiales, y por eso intentamos daros consejos que os sirvan a la hora de dar continuidad a la educación de vuestros hijos una vez superada la etapa más temprana. Y si hay una recomendación por excelencia, esa es la de leer, leer y leer como herramienta para que vuestros niños se coman el mundo en el futuro.

Hoy en El Blog de Nanos hablamos sobre cómo inculcar este hábito en los pequeños de la casa. La clave está en que nuestra propia forma de actuar se convierta en ejemplo para ellos. ¿Cómo? Predicando con el ejemplo y acudiendo a aquellos espacios en los que la lectura sea la regla. También habilitando espacios adecuados en casa y marcando ciertas rutinas que el niño pueda imitar: las tardes de domingo de lectura, la tele apagada al menos unas horas al día para fomentar un ambiente tranquilo… Hoy repasamos algunos de los espacios a los que, además, puedes acudir fuera de casa para que tus hijos conviertan la lectura en una rutina más, de la mano de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, organización española dedicada a la promoción del libro, las bibliotecas y la lectura para contribuir con la formación de una sociedad democrática.

¿A dónde acudir para encontrar los mejores libros?

1 La biblioteca municipal

A veces nos olvidamos de estos espacios creados por y para incentivar la cultura y la lectura entre los ciudadanos. No está de más planear una visita de vez en cuando a estos espacios y contar a los pequeños su historia, familiarizarles con su funcionamiento (cómo buscar información sobre un tema concreto, cómo buscar fuentes…) y hacerles ver la infinidad de libros que pueden encontrar en ellas sin que suponga ningún gasto. Estos espacios son ideales para inculcar, además, la cultura del cuidado de objetos prestados como son, en este caso, los libros. Revistas, material audiovisual… son otras de las cosas que podrás encontrar en las bibliotecas de tu zona y que podréis aprovechar en familia.

2. La biblioteca escolar

Muchas veces son las grandes abandonadas del recinto, una verdadera pena teniendo en cuenta que, normalmente, suelen estar cargadas de títulos adecuados a la edad y necesidades de los pequeños, lo que las convierte en el espacio perfecto para hacer que su amor por la lectura florezca. Una de sus ventajas es precisamente que se trata de un espacio integrado en la vida escolar, por lo que puedes intentar que tu hijo y sus amigos se reúnan en ella para realizar trabajos o para estudiar y que, en definitiva, la conviertan en un espacio más en el que pasar el rato. Otra opción es proponer el desarrollo de actividades en el marco de la biblioteca: clubs de lectura, concursos, juegos de pistas relacionados con algún libro…

3. La librería

Comprar libros con cierta periodicidad puede ser una rutina muy valiosa para los pequeños. Si les acostumbras a ‘consumir’ libros cada cierto tiempo, conseguirás que introduzcan en su día a día el reto de terminar los títulos que vayan adquiriendo antes de la siguiente cita. Anímales, además, a organizar un espacio en casa en el que colocarlos y coleccionar los títulos sobre las temáticas que más les gusten. Dales la oportunidad de escoger por sí mismos e introdúceles de vez en cuando alguno que consideres adecuado para su desarrollo, siempre teniendo en cuenta su edad y sus gustos: no intentes meterle ‘con calzador’ un libro que no le apetezca porque, probablemente, será contraproducente.

4. Cafeterías, tiendas… con espacio de lectura

Esta moda quizás no esté demasiado extendida, pero en grandes ciudades no es raro encontrarse con espacios como cafeterías, tiendas, etc. en las que existe una zona de lectura y un amplio número de títulos entre los que elegir para pasar una tarde de lectura en familia o con amigos. Además, muchos de estos espacios organizan actividades a las que es positivo asistir: lecturas, debates, teatrillos… Conoce la oferta cultural de tu zona y escoge aquello que consideres adecuado a la edad de tus hijos. Interiorizar este tipo de práctica resultará muy positivo en el futuro.

¿Te ha gustado nuestro post de hoy? ¿Cómo ayudas tú a tus hijos a cultivar el hábito de la lectura?


Deja un comentario

¿Sabías que 13 millones de niños no pueden ir al colegio?

El conflicto armado impide a los niños sirios asistir a la escuela Imagen: Unicef.Cuando de educación se trata, existen cifras que ponen los pelos de punta en el mundo Occidental y que, en un contexto como el europeo, parecen impensables. Sin embargo, para millones de niños en todo el mundo, se trata de su día a día. Según las últimas cifras de Unicef, nada menos que 13 millones de niños en Oriente Medio y Norte de África no pudieran ir al colegio, a lo que se une la destrucción total de las infraestructuras necesarias para el desarrollo de sus vidas, la falta de agua potable, la carencia de servicios médicos y sobre todo, el dolor de una guerra. De ahí, entre otras cosas, el éxodo de inmigrantes hacia Europa, en busca de una vida mejor para sus familias.

Se trata de cifras extraídas del estudio Educación bajo el fuego, en el que Unicef analiza el impacto que la violencia está teniendo en los niños y en los sistemas educativos de países como Siria, Líbano, Iraq o Jordania, entre otros. La destrucción de las escuelas es uno de los motivos principales por el que estos niños no pueden ir a clase. Solo en SiriaIraq, Yemen y Libia, unas 9.000 escuelas han dejado de servir como tal. La mayoría están destrozadas o sirven como refugio a los civiles desplazados.

Crisis en Siria

El retrato que lleva a cabo Unicef resulta desolador: “Donde todavía quedan escuelas en pie, el miedo ha vaciado las aulas de profesores y los padres no mandan a sus hijos a clase, aterrorizados por un posible ataque de camino al colegio o en el propio centro”. “Los niños están experimentando el destructivo impacto del conflicto en toda la región”, cuenta Peter Salama, director regional de Unicef para Oriente Medio y África del Norte. “No es solo el daño físico que se ha hecho a las escuelas, sino la desesperación que siente una generación de alumnos que ve sus esperanzas y futuro destrozados”.

En Jordania, Líbano y Turquía, países donde se concentran la mayoría de refugiados que huyen de la guerra en Siria, más de 700.000 niños sirios no pueden ir al colegio porque la infraestructura educativa está sobrecargada y no puede asumir una carga extra de alumnos. “Estaba en quinto cuando empezó la guerra y no he vuelto a clase desde entonces”, dice Firas, un joven refugiado sirio de 16 años que vive en el campo de Zaatari, en Jordania.

Para poner remedio a esta situación, desde Unicef se insta a la comunidad internacional, los gobiernos de acogida, el sector privado y otras organizaciones, a:

  • Ampliar los servicios educativos informales en los que los niños fuera de la escuela puedan continuar su aprendizaje.
  • Apoyar a los sistemas nacionales de educación de los países afectados por el conflicto para aumentar los espacios de aprendizaje, contratar a más profesores y suministrar materiales educativos.
  • Apostar por el reconocimiento y certificación de los servicios educativos no formales en los países afectados por la crisis de Siria.

Sin embargo, y a pesar de que los niños y padres identifican la educación como una absoluta prioridad, es necesario más apoyo para poder seguir llevándolas a cabo. Por ello, desde Unicef nos animan a colaborar donando para ayudar a los niños de Siria. ¿Te unes a la cadena solidaria?


3 comentarios

¿Son realmente útiles para los niños los deberes del colegio?

El debate sobre la conveniencia o no de encargar deberes para casa a los niños que ya van al colegio lleva años generando opiniones opuestas y cada vez más educadores optan por evitar esta práctica. ¿Por qué? ¿Son acaso contraproducentes? ¿Es bueno que el niño llegue a casa libre de obligaciones para poder dedicarse a otras actividades? La alerta ha saltado de nuevo a raíz de una petición presentada hace pocos días por la Confederación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), que representa a 12.000 asociaciones de familias de los centros públicos, y que pide que los alumnos no tengan deberes fuera de su jornada escolar. ¿Sus argumentos? La confederación de familias considera que los deberes “generan una presión institucional hacia al alumnado”. “Si no los hacen pueden llegar a bajar nota”.

El debate tiene mucho que ver, en este caso, con la reforma educativa. Los padres piden un debate “profundo” sobre esta actividad y sobre el calendario de clases de los estudiantes, teniendo en cuenta que se han recibido “cientos de quejas de familias que muestran su desacuerdo sobre cómo la jornada escolar se está trasladando a los domicilios”, según explicó Jesús Salido, presidente de Ceapa, en la rueda de prensa de valoración del inicio de curso recogida por El País. De hecho, Salido calificó como “caótico” el arranque del curso por la ampliación de la implantación “a la carrera” de la reforma educativa, es decir, la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa), que se extiende este septiembre a todos los cursos de primaria, los impares de secundaria y 1º de bachillerato.

Se habla de un horario ya suficientemente amplio (de 7 horas diarias) como para sumarle otras dos o tres de deberes. “Los chicos no tienen los fines de semana libres ni tampoco las vacaciones”, añade José Luis Pazos, tesorero de Ceapa. Según sus estimaciones, las jornadas que soportan los estudiantes pueden llegar a “60 horas semanales”, algo que, aseguran no aguantaría ningún adulto.

De hecho, las cifras de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) corroboran la visión de Confederación: España está entre los países en los que los alumnos de 15 años destinan más horas a las tareas en casa. En España dedican 6,5 horas semanales frente a 4,8 de media entre los países industrializados.

¿Son buenos los deberes?

La respuesta a esta pregunta no es fácil, pero, como ocurre con casi todo, probablemente la respuesta esté en buscar un equilibrio entre ocio y tiempo de tareas en casa. El exceso de deberes en España lleva años generando titulares y se critica su exceso, la falta de coordinación entre profesores, las tareas repetitivas, mecánicas e iguales para todos -sin tener en cuenta las necesidades de cada niño- y, en definitiva, el estrés y tensión que ello genera en niños y familias. Se habla también de diferencias socioeconómicas que acaban afectando a los alumnos, ya que no todos pueden permitirse pagar clases particulares para que sus hijos no se queden atrás.

El punto de vista intermedio defiende que es positivo realizar algún tipo de actividad por las tardes, pero estableciendo un tiempo razonable. Por ejemplo, unos 40 minutos semanales. Eso sí, resulta básico que los profesores se coordinen para evitar que el niño se vea sobrecargado o que repita tareas, lo que puede actuar en detrimento de su interés. Y es que no todo debe ser estudiar: un exceso de deberes puede provocar, sobre todo en edades tempranas, que se pierda tiempo para el juego y la relación con otros niños, algo que resulta tan importante para el desarrollo del pequeño como su desarrollo académico.

¿Y tú, qué opinas? ¿Estás a favor de los deberes para casa?


Deja un comentario

¿Tus hijos van al cole y necesitas un lugar donde ocupar sus tardes? ¡Ven a Nanos!

581719_646018905410243_605908397_nEn Nanos Cultura Creativa nos encanta dar facilidades a los padres y madres para que pudan compatibilizar sus horarios laborales con la educación de sus hijos. Por eso, si tus hijos ya van al cole, y hayan pertenecido o no a los centros infantiles de nuestra red, ponemos a tu disposición actividades de tarde para que puedan aprender mientras tú cumples con el resto de tu jornada.

Nuestro Centro Nanos de Seseña (Av. De Castilla-La Mancha, 13) pone a tu disposición una oferta que no podrás dejar escapar: dos horas todas las tardes de lunes a viernes por 70 euros al mes con actividades de apoyo, inglés o talleres, o bien dos horas cada tarde de lunes a viernes por 80 euros al mes incluyendo natación (nuestra piscina estará lista para tus hijos a partir de octubre).

Consúltanos y, en función de la dad de tu hijo y de tus preferencias, prepararemos un plan de actividades para ti dentro de nuestro horario de clases, que va de 16 a 19 horas.

Si, además, quieres ampliar el horario de dos horas y llevarlo a tres, nuestro precio será de 105 euros (115 en caso de que también quieras que tu hijo acceda a nuestra piscina).

Además, te recordamos que estamos abiertos desde las 6 de la mañana hasta las 20.30 horas. Consulta con el centro si necesitas que creemos un plan para ti que cubra más horas que las que ofrecen estos dos paquetes.

¡Llámanos al 91 808 89 38 e infórmate! 🙂


Deja un comentario

Claves para superar la ‘mamitis’ en la vuelta al cole

evitar-mamitisLa vuelta de las vacaciones significa para muchos niños el inicio de una nueva etapa: la de la guardería o el cole. Toca acostumbrarse poco a poco a pasar menos tiempo con papá y mamá, y resulta muy frecuente que se produzcan casos de ‘mamitis’ aguda. ¿Cómo ponerles coto? ¿Qué técnicas utilizar para evitar que los pequeños -y sus papis- pasen un mal rato? Hoy en El Blog de Nanos os dejamos algunas claves para pasar este mal trago lo antes posible y acostumbrar a los peques de la casa a pasar tiempo con otros.

Lo cierto es que cada caso es un mundo: cada niño tiene su personalidad y hay pequeños que, desde muy temprana edad, muestran un alto grado de independencia y de desapego hacia la figura de sus padres, relacionándose con facilidad con su entorno. En otros casos, la personalidad del pequeño puede llevarle a buscar siempre la protección de sus progenitores -en muchas ocasiones, la de su madre-.

La forma de actuar de los padres y sus hábitos en el día a día tienen mucho que ver a la hora de moldear estas conductas: si el niño está acostumbrado desde pequeño a pasar de brazo en brazo y a quedarse con sus abuelos u otros familiares o amigos, es más probabe que alcance un grado de independencia adecuado que evite la ‘mamitis’. Al contrario, los niños que pasan mucho tiempo con sus mamás suelen crear un vínculo muy fuerte y una necesidad constante de protección y cariño por parte de ella que resulta negativo para las dos partes: para el niño, porque le costará relacionarse con cualquiera que no sea su mamá; y para ella, porque su voluntad de atender al pequeño le quitará muchísimo tiempo y evitará que pueda prestar atención a cualquier otra cosa.

Y es que, muchas veces, son los padres los que deben aprender a dejar a sus hijos desprenderse de esa figura materna o paterna que les mantiene en una burbuja protectora: es importante dejar al niño que experimente, que vaya aprendiendo a hacer cosas por sí mismo, que se equivoque, que caiga y vuelva a levantarse… todo ello siempre con el apoyo de sus padres, pero dejándole el oxígeno necesario para que piensen por sí mismos y desarrollen su intelecto y su personalidad sin que les den todo hecho.

1. Empieza por dejarle ratitos a solas

Los cambios son mucho más fáciles de sobrellevar si se llevan a cabo poco a poco, de forma que los niños -y los padres- puedan adaptarse a ellos. Es importante que tu hijo, en la medida en que sea posible, vaya ganando independencia y pasando ratitos a solas o en los que tú estés cerca pero ocupada en otras tareas. El pequeño debe saber que puede contar con tu ayuda cuando la necesite, pero que no puede reclamar todo tu tiempo porque hay más cosas en el mundo a las que atender.

2. Introdúcele gradualmente en las clases

Si vas a dejar a tu hijo en un centro infantil -este tránsito antes de llegar al cole es muy positivo aunque no tengas necesidad de ello, ya que ayudará a tu hijo a ser independiente mucho antes- ve aumentando cada día el tiempo que pase en el centro, empezando por una hora -por ejemplo- y aumentando la ‘dosis’ de independencia poco a poco para que vaya adaptándose a lo que viene. Pasar de golpe ocho horas en el centro puede ser excesivo para algunos niños.

3. Si puedes, opta por un centro infantil antes de la etapa de enseñanza obligatoria

Siempre es bueno que el pequeño se acostumbre a vivir ‘en sociedad’ cuanto antes, porque su vida implicará estar rodeado de gente. Los niños que han pasado por un centro infantil tienen más facilidades a la hora de iniciar su etapa escolar, ya que están acostumbrados a pasar tiempo con otros niños y a tratar con sus cuidadores.

4. Déjale claro que ¡no pasa nada!

Todo parte de la misma idea: es necesario enseñarle al niño que mamá no desaparece. Resulta difícil transmitir esta idea a un niño tan pequeño, porque para ellos lo que no está frente a ellos sencillamente no existe. Que el niño entienda que vas a volver es la clave del éxito, y ello lleva su tiempo. Tenemos que informarle cuando vayamos a ausentarnos, ya que así se puede preparar, aunque le cueste. También hay que despedirse de él, aunque llore. Se sentirá más abandonado si nos vamos por sorpresa y sin decirle nada. Además, si le explicamos adónde va a ir y qué hará, le tranquilizaremos en alguna medida. También hay que decirle cuándo volveremos.

¿Y tú, cómo crees que puede superarse la ‘mamitis’?