El Blog de Nanos


Deja un comentario

4 platos para cocinar con nuestros hijos

¡Llegó el fin de semana! Es verano y las agotadoras jornadas de playa no parecen ser suficientes para acabar con el ánimo de nuestros niños. Una buena alternativa es entrar en la cocina. Para ellos puede convertirse en toda una fuente de diversión y aprendizaje, a la vez que una oportunidad para enseñarles el valor de la comida y de una dieta equilibrada. Además, irles iniciando en labores domésticas de manera amena y didáctica es siempre una buena idea. Para ello, aportamos 4 platos para cocinar con nuestros hijos:

cocinar-hijos

  • Piruletas de frutas

La fruta y los niños, como el agua y el aceite, no mezclan bien. Convertirla en un plato divertido y que ellos mismos puedan crear podrá cambiar su forma de verla. Podemos elegir una fruta veraniega como el melón o la sandía, cortarla en trozos gruesos y utilizar moldes de galletas para hacer diferentes figuras con ellas. Insertando el resultado en palitos de madera ya tendremos nuestra piruleta de fruta lista para el postre.

  • Hamburguesas de pescado

Todavía no ha nacido el niño al que no le gusten las hamburguesas. Sin embargo, no resulta tan sencillo cuando hablamos de pescado. Mezclar ambos elementos es una buena forma de hacer la dieta de nuestro hijo más rica y saludable. Pescados azules como el jurel o el verdel son ideales para este plato, y además muy ricos en vitamina B.

  • Castillo de salchichas con puré 

Estas actividades no sólo sirven para incluir nuevos alimentos en la dieta de nuestros hijos, sino para reconvertir y hacer más atractivos los platos de su día a día. Habrá que echarle imaginación: el puré de patatas puede convertirse en una gran muralla franqueada por torres de salchichas, mientras en lo alto de las mismas ondea una bandera de zanahoria o cebolla. ¡Todo vale!

  • Macedonia de frutas con helado

Se trata de un plato fresco y divertido que les puede acercar a diferentes frutas. Podemos encargarles la tarea de pelar las frutas más sencillas (siempre bajo nuestra supervisión) mientras nosotros exprimimos unas cuantas naranjas. Con ello y su helado favorito, tendremos un postre fácil y fresco para el verano y con un chef muy especial.


Deja un comentario

Manualidades veraniegas con los tesoros de tus vacaciones

¡Ya es viernes! Por fin llegó el fin de semana, y con él las escapadas a la playa. Es el momento de disfrutar con nuestros niños, y las manualidades siempre son una buena opción. Hoy, ¡manualidades veraniegas!

Muchos padres son reacios a este tipo de actividades: el gasto en materiales, el desorden, las manchas… Sin embargo, no tiene por que ser así. Podemos aprovechar nuestro día de asueto para reutilizar materiales de nuestro entorno y hacer una actividad diferente con nuestros hijos. ¡No hay más límite que nuestra imaginación!

Todo vale: ramas o piedras pueden llegar a ser desde un bonito recuerdo que colgar de la pared, hasta nuestro propio estanque para patos con tan sólo algo de cuerda y pintura. Esa botella vacía con la que cargamos durante todo el día puede convertirse en un divertido ornamento para el baño con un poco de arena, agua y purpurina. Incluso combinar el plato del almuerzo con la sombrilla que acompaña nuestro refrigerio puede acabar siendo un veraniego cuenco para dejar las llaves.

Puedes encontrar estas imágenes y muchas otras en StarMedia.com


Deja un comentario

¿Cómo ayudar a tus hijos a superar sus miedos?

ninos-miedoEl verano puede ser el momento perfecto para trabajar con tus hijos en algunos de sus miedos y ayudarles a superarlos. El tiempo libre, la liberación de tareas, el relax que implica el buen tiempo y las menores preocupaciones… juegan en favor de vosotros y de vuestros hijos. ¡Aprovechad este tiempo de calidad para crecer juntos!

Los miedos de los peques de la casa pueden parecernos irracionales… pero ¿a que si lo piensas bien, la mayoría de los miedos lo son? Piensa en lo complicado que era de pequeño enfrentarte a ciertas cosas, como la oscuridad, un animal que te asuste, o una escena de terror que volvía a tu cabeza una y otra vez. Lo más importante es ponerse en el lugar del niño, ayudarle a reconocer su miedo y a darle la importancia justa: ni poca ni mucha. El niño debe saber que es normal asustarse, pero también que existen formas para vencer ese miedo. Así normalizaremos su sensación y le ayudaremos a superarla como un campeón. ¿Cómo?

  1. No olvides que el miedo surge como respuesta a un posible peligro. Se trata de un mecanismo de defensa, así que lo principal es identificar cuál es el peligro que percibe el niño y ayudarle luego a relativizarlo. Por ejemplo, si tienen miedo a que les separen de sus padres, transmíteles que eso no puede pasar y que siempre estaréis a su lado, aunque tengáis que ausentaros en algún momento.
  2. Olvídate de las terapias de choque, porque pueden resultar contraproducentes. Es mejor ir paso a paso y convertir las experiencias que les asusten en experiencias positivas o, cuanto menos, neutras para ellos, pero no sirve de nada exponerles de golpe a aquello que les aterra: lo más probable es que solo consigas que pase un muy mal rato y que su miedo crezca aún más.
  3. La aceptación es muy importante. Muchos niños (y adultos) se avergüenzan de sentir miedo y lo perciben como una debilidad. Es importante que tengan claro que se trata de una emoción completamente natural y que identificarla es el primer paso para vencer esos temores que les rondan la cabeza. Una buena fórmula es explicarles cómo los venciste tú: “A mí también me daba miedo ir al médico, pero luego me di cuenta de que era bueno para mí y que no dolía nada”.
  4. Hay pequeños trucos poco racionales pero muy efectivos que ayudan, como enseñarle al niño que ante ciertas situaciones (por ejemplo, la oscuridad) solo tiene que contar con un objeto-protección que le libre de cualquier posible mal. Por ejemplo, un peluche o una mantita.
  5. Predica con el ejemplo. Si tú mismo no vences tus miedos irracionales y los expresas cada vez que aparecen, difícilmente podrás lograr un comportamiento distinto en tu hijo.


Deja un comentario

Manualidades y diy de verano para niños

En Nanos nos estamos preparando para el verano, y como cada viernes os traemos unas cuantas manualidades y propuestas de tiempo libre que, esta vez, son un poco más frescas y vacacionales. Hemos recopilado una serie de imágenes que hablan por sí solas y que pueden ayudarte a organizar juegos en espacios al aire libre, como jardines, parques… ¡O cualquier sitio que se te ocurra! Esperamos que os inspiren y que se os ocurran decenas de juegos con los que disfrutar en familia aprovechando el entorno y las buenas temperaturas que ya empiezan a notarse… ¡Feliz fin de semana, familia Nanos! 🙂

 

Imágenes: MysmallpotatoesBlogtownmomRedtedart, Imaginechildhood y Fantasticfunandlearning.


Deja un comentario

¿Sabía que educar las emociones previene el acoso?

acoso-escolar-bullying

¿Sabías que educar las emociones de tus hijos puede servir para algo tan importante como prevenir el acoso? Así lo asegura la doctora Marisa Navarro, autora del libro La medicina emocional, quien comenta en este texto que nuestras emociones dependen de nuestros pensamientos, y que ambas determinan nuestras actitudes y acciones. Su control es, por tanto, vital para controlar nuestra vida.

Esta es, a su juicio, una de las primeras enseñanzas que debieran impartirse en la infancia. ¿Por qué? Porque ayudaría a los niños a tomar conciencia de que pueden llevar las riendas de su propia vida y de que sus sentimientos no dependen mayormente de lo que les ocurre a su alrededor, sino de la interpretación que hacen sobre lo que está sucediendo.

Así, según Navarro, es importantísimo enseñar a los pequeños varias cosas:

  1. Manejar sus pensamientos
  2. Tranquilizar su mente
  3. Cuidar sus emociones
  4. Potenciar su fuerza de voluntad
  5. Saber elegir
  6. Aumentar su autoestima
  7. Ser empáticos
  8. Ser comunicativos y comprender las emociones de los demás
  9. Tener habilidades sociales
  10. Tener autocontrol y ser tolerantes

Todas estas habilidades, asegura Navarro en un texto recogido por Ser Padres, permitirán a los pequeños ser más felices, disfrutar más de la vida y gozar de una mayor salud. Y es que conocer cómo funcionamos a nivel emocional, comprendernos y aprender a manejar nuestras emociones es fundamental para desenvolverse en el mundo. Además, las emociones están presentes en cada paso que damos y saberlas gestionar nos permite sacar el máximo potencial en todos los aspectos de nuestra vida. Tanto es así que Navarro considera que la educación emocional podría prevenir el acoso, la violencia en las aulas y la agresividad. “Además, mejoraría el rendimiento escolar y haría hombres y mujeres mas felices, eficientes, capaces de afrontar con más optimismo y fortaleza los contratiempos”.

De hecho, en otros países, como Gran Bretaña y Estados Unidos, se está empezando a dejar de lado la idea de que el progreso y el dinero garantizan la felicidad. La consecuencia pasa por implantar proyectos de educación emocional en las escuelas. España está siguiendo esta pasos, pero aun queda mucho por hacer…
¿Y tú, qué opinas?
Fuente: Marisa Navarro, doctora en Medicina por la Universidad de Alicante.


Deja un comentario

8 maneras de proteger la autoestima de tus hijos


autoestima-nino-quererse

Fomentar una autoestima alta (que no desmedida) y la seguridad en uno mismo es una de las tareas más importantes que podemos llevar a cabo como padres. La clave está en conseguir que nuestros hijos se valoren a sí mismos, conozcan sus puntos fuertes y tengan el suficiente autoconocimiento y autoconfianza como para luchar por cambiar sus puntos flacos.

“Una autoestima alta es el mejor antídoto contra el sentimiento de fracaso, y les ayudará a levantarse cada vez que tropiecen y a dar a cada traspiés la importancia real que se merece, pensando siempre en positivo y viéndolos como nuevas oportunidades para avanzar y crecer como personas”.

Por eso, desde Nanos no dejamos de insistir en la necesidad de que, tanto padres y madres como educadores, pongamos el foco en potenciar esa alta autoestima que tanto ayudará a nuestros niños a ser mejores personas. Y como nos encanta poneros en bandeja los mejores tips para ello, hoy os dejamos 10 consejos para proteger la autoestima de vuestros hijos. Todo ello partiendo de una idea clave: no queremos niños perfectos, sino niños que se quieran y que tengan las herramientas necesarias para crecer y confiar en su potencial. ¿Los cumples a rajatabla? ¿Hay alguno que se nos escape? ¡Cuéntanos tu opinión!

1. Ten en cuenta su opinión y dedícales tiempo de calidad

No hay nada mejor para cultivar la autoestima que dar valor a nuestros hijos, y ello se logra escuchándoles, dando importancia a sus opiniones y problemas (por pequeños que nos parezcan, para ellos son muy grandes) y pasando tiempo de calidad con ellos. La clave está en lograr que cada día pasemos un ratito escuchando qué tal ha sido su jornada, qué cosas buenas y malas han vivido… y ayudarles a mejorar en su día a día. Tampoco debemos perder de vista lo que el niño nos solicita y nos reclama. Si tienes varios hijos, intenta dedicarle un rato a cada uno de ellos individualmente: cada uno tiene su personalidad y sus necesidades, y es importante atenderlas por separado.

2. Corrige sus errores desde el cariño

Nadie es perfecto, y tus hijos tampoco lo son. Siempre habrá pequeñas cosas que consideres bueno corregir por su bien, pero la forma de hacerlo puede influir muchísimo en el resultado. Una crítica constructiva vale infinitamente más que varios gritos y una pérdida de papeles que te lleve a descalificarte. Ármate de paciencia y sé siempre cariñoso en tus comentarios, hablándole en positivo sobre aquello en que puede (y esa idea de que ‘puede’ lograrlo es muy importante) mejorar. También resulta clave que el niño tenga claro que tu mismo no eres perfecto y que necesitas aprender cosas aunque seas mayor. Le aliviará saber que el crecimiento es mutuo y que todos podemos y debemos mejorar para ser más felices… y para hacer más felices a los que nos quieren.

3. Dales responsabilidad

Para cualquiera resulta muy satisfactorio saber que está haciendo las cosas bien y que, en consecuencia, quienes le rodean lo premiarán dándole más responsabilidades. También nos pasa a los adultos cuando, por ejemplo, logramos un ascenso o nos ganamos la confianza de alguien para ejecutar por nuestra cuenta una tarea. Lo mismo le ocurre a los niños: no les sobreprotejas y premia su responsabilidad y buen hacer dándoles más responsabilidades. Les encantará saber que están evolucionando como personas y que cada vez son más “mayores” e independientes.

4. No les compares

Otra clave para fomentar la autoestima infantil es que jamás compares a tus hijos con nadie: ni contigo a su edad, ni con sus hermanos, ni con sus amigos, ni con ese niño tan bueno que sale en una serie de la televisión… A nadie le gustan las comparaciones y nada bueno sale de ellas. Al contrario; generarán en el pequeño un sentimiento de frustración y de imposibilidad de aspirar al modelo que para ti resulta ideal. Al contrario, quiérele con sus defectos y ayúdale a compararse con la mejor versión posible de sí mismo, y no con nadie de su entorno.

5. Evita los calificativos negativos

Con ello nos referimos a llamarle torpe, tonto o cualquier cosa parecida. Parece obvio, peor a veces este tipo de palabras pueden llegar a salir de nuestras bocas en un momento de enfado. Otras veces el insulto puede ser menos obvio pero igual de hiriente. Jamás lo hagas, porque se trata de una fórmula destructiva que no beneficia al niño ni a ti mismo. Cuando el niño haga algo mal hay muchas maneras de decírselo: no está bien que pegues a tus hermanos, no tienes que romper los juguetes o tenemos que trabajar bien las mates.

6. Tampoco te excedas con los ‘piropos’

Úsalos de forma comedida y siempre y cuando el niño los merezca. En este sentido, es muy importante que premies su logro y su esfuerzo, y no tanto su cualidad. Es decir, si tu hijo es muy bueno en matemáticas y saca muy buenas notas, debes alabar el esfuerzo que ha supuesto aprobar su examen, y no su inteligencia. ¿Por qué? Porque las cosas que se le dan bien no requieren un esfuerzo y alabarlas puede llevarles a autocomplacerse y acomodarse. Al contrario, premiarles en aquello que les cuesta más les ayudará a crecer: es más valioso un 6 en una materia que se le da muy mal que una matrícula en la que puede aprobar con los ojos cerrados.

7. Valora sus emociones

Muchas veces tendemos a soltar la coletilla del “¡No pasa nada!” cuando a nuestro hijo le pasa algo. Nuestra experiencia nos demuestra que esas caídas pasarán y que el daño es superable. Se nos olvida, en definitiva, que una vez fuimos pequeños y que ciertas cosas de nuestro día a día nos hacían sentir mal y nos parecían un mundo en ese momento. Por eso, intenta empatizar con tus hijos y mostrar interés por lo que les ocurre, dándole soluciones pero sin restarle importancia a sus emociones.

8. No les sobreprotejas

Ayudarles a trabajar en su autoestima no significa alabarles constantemente ni tenerles entre algodones. Al contrario, eso sólo les hará mal. En la vida se tropezarán con todo tipo de situaciones y deben aprender desde pequeños a mostrar su mejor cara ante ellas y a tomar las riendas de la situación. Por eso no conviene vigilarles a cada rato, ni defenderles siempre, ni intervenir constantemente para que hagan las cosas con tu ayuda. Evita que tu hijo se convierta en un ’niño burbuja’ porque cuando no estés a su lado y tenga que desenvolverse por su cuenta será muy doloroso.

¿Te han gustado nuestros consejos? ¿Cuáles son tus técnicas para fomentar la autoestima de tus hijos?


Deja un comentario

Delantales para niños muy cocinillas…

¿Tus hijos son pequeños grandes aspirantes a chef? ¿Te encanta que te ayuden en la cocina? Entonces necesitas que cuenten con el instrumental adecuado… y ¿qué hay más importante que un buen delantal para evitar que se pongan perdidos? En nuestras manualidades de este viernes os proponemos confeccionar un mandil a su gusto, con los colores y telas que los elijan, para que ponerse manos a la obra en la cocina se convierta en una tarea un poco más divertida. ¿Te apuntas?

delantal-cocina-ninos

Tomamos esta imagen de la web Mamapapiposasybibilulas, donde nos explican paso a paso cómo llegar a construir con tus manitas estos preciosos delantales. Pero, como siempre, puedes dejar que tu imaginación te guíe y crear un modelo personalizado y al gusto de tus hijos. Al tratarse de una forma sencilla, plana y sin complicaciones, la libertad es absoluta aunque no tengas grandes nociones como costurero o costurera. Basta con elegir las telas que más os gusten, darles la forma apropiada y crear las superposiciones de color o bolsillos que prefiráis. Eso sí, te será de mucha ayuda contar con una máquina de coser para que el resultado quede más limpio y para ahorrar tiempo.

Solo necesitas que la forma delantera cuente con una tela con la que atar a la espalda el delantal y ¡listo! ¿Nos enseñas el resultado?


Deja un comentario

Pasos para evitar ser padres muy permisivos

rabieta

El límite entre lo permisivo y lo estricto no siempre está claro en materia de educación. No es nada fácil saber poner límites sin pasarnos de la raya, y es importante estar preparado antes de que llegue la etapa de las rabietas y los pataleos. Éstos comienzan a manifestarse a partir de los dos años, y tienen mucho que ver con la voluntad del niño de ver satisfechas sus apetencias a toda costa. ¿Quién no ha vivido una escena de llanto y pataleo en plena calle para conseguir que mamá o papá compren cualquier cosa?

La rabieta es una manifestación de la personalidad del niño y de su necesidad de ver satisfechos sus deseos. Por eso es tan importante saber decir que no, y plantearles límites a esas exigencias. Los límites que marques le servirán como guía para saber hasta dónde pueden llegar, así que evita por todos los medios ser incoherente con respecto a ellos. No es no, bajo cualquier circunstancia (salvo días u ocasiones especiales). Y recuerda que un niño al que no se le niegue nada probablemente acabará convirtiéndose en un adulto caprichoso y frustrado por no poder conseguir todo lo que desee.

¿Cómo marcar límites al niño?

La paciencia y la tranquilidad son claves para enseñar límites a tus hijos. También -y sobre todo- tener muy claro el por qué de cada negativa y un razonamiento lógico para ella. Tal vez no puedas explicárselo a tu hijo cuando es muy pequeño, pero es un buen ejercicio interiorizar que cada decisión debe estar fundamentada. Se trata de que su educación responda a una forma de pensar concreta y bien atada.

  1. Permite a tus hijos desarrollar su autonomía en todas las tareas del día a día en que puedan desarrollarse por sí mismos.
  2. Sé claro con respecto a los límites y establece consecuencias de su desobediencia, razonando siempre el por qué de tu decisión.
  3. Aprende a decir ‘no’, sin titubeos y sin mentiras. No las uses para evitar dar a tu hijo lo que sabes que no es bueno para él. Al contrario, da siempre un motivo (y mejor que no sea “porque lo digo yo”).
  4. Sé coherente y cumple con los castigos que hayas anunciado. El mensaje y la filosofía que se esconden detrás de tus límites deben ser claros. Tu hijo acabará intuyendo lo que debe o no hacer, y qué piensas de casa cosa ‘nueva’ que se le pase por la cabeza.
  5.  Ten paciencia. Cuando veas que tu hijo tiene una rabieta, ni caso. Espera a que se tranquilice y no cedas al chantaje. Debe aprender que no es la forma para conseguir lo que quiere. Todo lo contrario: sin razonamiento no darás tu brazo a torcer. Eso sí, cuando el pequeño se explique y creas que tiene razón, cede y reconoce tu error.

Usa estas pautas y tus hijos crecerán independientes y emocionalmente sanos y felices.

¿Cuáles son tus trucos para marcar límites? ¿Cómo evitas las rabietas de tus hijos?


Deja un comentario

Running con tu bebé: claves para hacer deporte en familia

running-bebe

El running está de moda. Tan de moda que mamás y papás de todo el mundo salen a las calles dispuestos a comerse el asfalto incluso con sus bebés como compañía. A estas alturas existe toda una gama de productos destinados a que el ejercicio de correr se convierta en una tarea en familia, pero ¿qué técnicas son necesarias para no lastimarse? ¿Cómo correr de manera óptima con tu bebé? Hoy en el Blog de Nanos te dejamos algunos consejos y, de paso, te recordamos que no hay nada mejor que inculcar en los peques de la casa desde muy temprana edad las ventajas de hacer deporte de forma regular.

¿Desde qué edad puedo empezar a correr con mi bebé?

No tengas prisa y espera unos meses antes de lanzarte a la calle con el carrito de tu bebé. Tu hijo necesita tranquilidad los primeros meses y los paseos tranquilos deben ser su actividad principal. Como mínimo, los expertos recomiendan esperar dos meses, aunque es preferible comenzar cumplidos los 6 meses de edad. En ese momento los musculitos del bebé estarán más preparados para afrontar los pequeños baches que pueda encontrarse en el camino.

¿Qué tipo de carrito debo usar para correr con mi bebé?

Del mismo modo que necesitas unas zapatillas adecuadas para practicar el running, también necesitarás un carrito adaptado a ese tipo de actividad. Existen algunas diferencias importantes entre los modelos normales y los adaptados al running. Por ejemplo, las ruedas: los carros de correr tienen 3 ruedas (1 delantera y 2 traseras) que, además, son bastante más grandes. Las ruedas traseras suelen estar más separadas entre sí que en el caso de un carrito normal.

Asegúrate de que la rueda delantera pueda bloquearse: como lo normal será que uses el carro tanto para correr como para pasear, durante los paseos lo ideal es ir con esa rueda desbloqueada para permitir cualquier movimiento, mientras que durante una carrera deberás bloquearla para evitar que cualquier irregularidad en el terreno haga que se gire sin control.

Además, ayuda mucho que tu carrito ‘runner’ cuente con un freno (no es imprescindible, pero ayuda a mantener la velocidad estable). De paso, elige un carro de bebe que permita ajustar la altura del manillar. Si para correr la postura es importante para evitar lesiones, más aun es cuando tienes que correr empujando un coche de bebé.

¿Qué rutas debo elegir?

No hace falta decir que no resulta nada conveniente introducirse en rutas con excesivas pendientes, suelos poco estables o en las que las condiciones del terreno puedan provocar accidentes. Es mejor ser conservador y utilizar rutas conocidas, llamas y libres de obstáculos. Además, deberás tener en cuenta la hora del día y proteger a tu hijo del sol (a través del carrito y con protección solar).

Ten en cuenta que correr con un bebé es más cansado que hacerlo solo, por lo que deberás tenerlo en cuenta a la hora de planificar tu ruta y tus tiempos. Que no te extrañe si, al finalizar el ejercicio, los hombros y la espalda queden algo cargados. Evita mantener excesiva tensión mientras sujetas el carrito para evitar estos daños.


Deja un comentario

El 17% de los jóvenes españoles se plantea tener niños en 2016

primer-ano-bebeLanzarse a tener niños en un momento de crisis como el actual se convierte en toda una hazaña… pero hay muchas parejas a las que no les da miedo ninguno enfrentarse a todo lo que venga. Al fin y al cabo, siempre habrá algún ‘pero’ que nos ayude a frenarnos, pero una vez dado el paso, nos convertimos en auténticos luchadores y no hay problema que se nos resista. ¿Qué dicen las estadísticas sobre la voluntad de los españoles a la hora de tener hijos? ¿En qué estado nos encontramos? ¿Existe un verdadero problema de natalidad?

A ello pretende dar respuesta un reciente estudio basado en una muestra de 2.000 personas, en el que se asegura que, aunque cada vez las parejas deciden ser papás más tarde, sí consideran la maternidad y la paternidad como uno de los principales proyectos para este año 2016, ya que el 17% de los jóvenes entre 25 y 34 años tienen entre sus objetivos adoptar o tener un hijo.

El estudio, elaborado por Investigación GFK y Cofidis y recogido por Ser Padres, asegura también que las ganas de ser padres son iguales tanto en mujeres como en hombres, aunque son los solteros los que tienen más ilusión en comparación con los casados; 6% frente al 5%. Curiosamente el 7% de jóvenes entre 15 y 24 años también desean ser papás este año.

Ilusión de ser papás por comunidades autónomas

Las comunidades autónomas en las que los ciudadanos tienen menos ganas de ser padres son Murcia (2%), Extremadura (2%) y Comunidad de Madrid (3%). En contraposición, el 21% de los navarros tienen como prioridad aumentar la familia, seguidos de los baleares (11%), los asturianos (10%) y los castellano-manchegos (10%).

Por otro lado, el 15% de los que ya son padres desean hacer algo este año para ayudar a sus hijos, especialmente los de clase social media-baja/baja (17%). En esta cuestión también destacan los navarros (29%), murcianos (31%) y canarios (31%). Por otro lado, los que menos prioridad tienen en apoyar a sus hijos son los asturianos (5%), baleares (6%), andaluces (9%) y vascos (9%).

Asimismo, el 21% de las familias españolas quieren pasar más tiempo en familia. Esta prioridad es muy destacada en Cantabria, ya que 37 de cada 100 cántabros esperan disfrutar más de sus seres queridos.